COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El médico psiquiatra, especialista en el trastornos de la conducta y director del Programa Adicciones de la Fundación Nuevo Comodoro, Darío Gigena Parker. remarcó en Actualidad 2.0 que para tratar el tema del consumo de drogas es importante el compromiso de las diferentes áreas de la sociedad, pero en especial “hay que fortalecer la familia porque es el principal eje de prevención”. Al respecto, remarcó que las acciones hay que hacerlas por medio del ejemplo y desde edad temprana, no esperar a la pubertad “porque a esa edad influyen más sus pares, amigos, o las redes sociales más que sus padres”. A su vez, el profesional y actual Secretario de Adicciones de la provincia de Córdoba, destacó que el curso de preventores en adicciones porque permite generar acciones de prevención por parte de diferentes actores sociales.

“Es necesario basarse en estrategias que hayan dado resultado en comunidades similares a las nuestras”, planteó el médico. Y remarcó que las “las campañas preventivas y respecto al alcohol las estamos perdiendo porque hay una campaña de promoción mayor” donde se vincula al alcohol con “el éxito, deporte, y todas las cosas potencialmente atractivas o de gran poder de convocatoria”. Por tal motivo, consideró que “hay una desigualdad del discurso, por las grandes marcas que promocionan”.

A su vez, consideró que hay instancias desparejas en los entornos y que afectan. En tal sentido, indicó que “también hay que tener en cuenta que muchos papás se ocupan del tema cuando el niño está entrando a la pubertad, es decir a los 13 o 14 años. Y en ese momento poner límites es tarde. Los cambios en la familia tienen que estar preparada o entrenada mucho antes porque a esa edad influyen más sus pares, amigos, o las redes sociales más que sus padres”. Por ello, remarcó que “hay que fortalecer la familia y es el principal eje de prevención”.

“Yo siempre digo que detrás de la preocupación, alarma y sensación de impotencia frente a los problemas también surge el interesa para organizarse. Una muestra de ello es la convocatoria al curso de preventor que es la secuela de un curso de preventores docentes y que hoy abarca mucho más que la escuela. El mejor ámbito de prevención es la escuela porque es el que queda, pero también es necesario en ámbitos laborales. Y esperamos que sea así a través de estas acciones para tener equipos formados y motivados”, remarcó Gigena Parker.

A su vez, indicó que “también hay otros espacios de intervención y prevención que toda institución está requiriendo por lo que seguimos diciendo que hay mucho esfuerzo de empresas, el gobierno y de todos para que se den estas instancias de capacitación”.

Respecto al curso de preventores en adicciones detalló que “es un lugar donde la gente se puede acercar para multiplicar las acciones de prevención porque no alcanza con una secretaría. Es un problema que atraviesa toda la ciudad, porque esperar que una sola persona o autoridad lo resuelva es ingenuo e inconducente. Quizás los expertos puedan dar líneas rectoras pero todos tenemos que poner manos a la obra”.

Por ello, sostuvo que si bien el curso está destinado a “personas que están trabajando en gobiernos locales y que tengan a su cargo la prevención, si un papá quiere participar solo para informarse, probablemente no sea seleccionado pero si tiene la intención de establecer una acción preventiva, puede acudir. Con secundario completo y un proyecto, o interés por formar una acción preventiva es suficiente para anotarse a la capacitación porque uno de los módulos es evaluar el impacto”.