Aunque la presentación de los funcionarios nacionales del área de Energía pareció una especie de “chino básico”, por la complejidad del tema vinculado a la segmentación de tarifas, nos arriesgamos a intentar “pasar en limpio” lo anunciado hasta aquí y apuntar cuáles son los temas que todavía deben precisarse, en materia de electricidad y gas, para conocer el impacto final en las facturas que se pagan en Comodoro Rivadavia y el sur de Chubut.

Servicio de electricidad: ¿Qué pasará con los electro intensivos de Comodoro?

Durante la exposición encabezada por la secretaria de Energía de la Nación, quedó claro que se combina los ingresos por grupo familiar con el tope de consumo que permanecerá con el subsidio, pero con algunas variaciones.

La quita del subsidio se aplicará en principio para quienes registran altos ingresos, que en la Patagonia se fijó en un valor de de 445.000 pesos mensuales, calificados dentro del “Nivel 1”. Esto abarca también a quienes no se inscribieron en el Registro de Acceso (RASE). En una primera etapa, la quita será sobre el 20% del subsidio que reciben actualmente.

El segundo grupo es el de quienes presentan ingresos medios, que se ubican entre 127.000 y 445.000 pesos mensuales por grupo familiar. Este grupo se denomina ‘Nivel 3’ e involucra, según las definiciones el gobierno, a los sectores medios. En este caso, se considera el tope de consumo de 400 kw/hora por mes. Por ejemplo, en un hogar que consume 500 kw/hora por mes, la quita del subsidio será sobre los 100 kw/h de diferencia. Al igual que en el caso anterior, en la primera etapa la quita será del 20% sobre el total del subsidio que reciben actualmente, sobre esa proporción en la que exceden el tope mensual. Aunque no hubo precisiones en la conferencia de prensa, se supone que la quita será progresiva, hasta llegar al precio pleno, sin ningún tipo de subsidio.

En Comodoro Rivadavia, según las primeras proyecciones realizadas en base a los datos que se conocieron hoy, restando que se conozcan los detalles a través de las resoluciones por escrito,  el incremento en el cargo variable de energía se ubicaría en torno a un 35%.

En el caso de una familia que reside en una zona sin gas, podría darse por ejemplo que cuente con ingresos medios o bajos, pero tiene un consumo de 500 kw/h mensuales por el uso de equipos eléctricos para calefacción. En ese caso, igualmente perdería el subsidio sobre la diferencia del tope de consumo, salvo que la reglamentación nacional tenga en cuenta específicamente este tipo de situaciones, en la que se combina una situación climática extrema con un alto consumo de electricidad por falta de alternativas.

Finalmente, el ‘Nivel 1’, que integra a los sectores de bajos ingresos, que para la Patagonia se ubica por debajo de 188.000 pesos mensuales, no sufrirá modificaciones tarifarias en lo que queda del año, al menos por lo que respecta a la redistribución del subsidio.

Servicio de gas: ¿El impacto en la Patagonia podría ser mayor al de otras zonas del país?

Las explicaciones ofrecidas hoy por los funcionarios nacionales dejaron entrever que aun con  las consideraciones climáticas para las distintas regiones del país, la quita del subsidio podría tener mayor incidencia en zonas de alto consumo.

Esto se desprende de las explicaciones del subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, quien precisó que se subsidiará un determinado volumen de gas para los usuarios encuadrados en las distintas categorías, mientras que por sobre ese tope, se aplicará sobre el precio del gas en el punto de ingreso al sistema de transporte, un incremento del 167%.  

Según el gráfico presentado por el funcionario nacional durante la exposición, para el área Chubut Sur, que involucra a Comodoro Rivadavia, el tope del subsidio abarcaría a una proporción del 35% del consumo para quienes se encuadran como usuarios R1, que son 17.663 usuarios de la región y consumen menos de 2.200 metros cúbicos por año. Sobre ese total, el precio subsidiando seguiría aplicando solamente sobre 700 metros cúbicos en el año, mientras que el resto del consumo recibiría el impacto en el precio.

Otro ejemplo, el de los usuarios R3.1, que en la zona son 14.179 usuarios  consumen entre 3.801 y 4.750 metros cúbicos por año. En ese caso, el volumen subsidiado sería sobre 2.993 metros cúbicos en el año, mientras que el resto del consumo recibiría el incremento en el precio del gas, en valores que todavía no están determinados.

En el siguiente gráfico, se observa el tope de subsidios a los volúmenes de gas que se consumen en la región. Cada usuario puede conocer, con su factura de gas, en qué categoría está encuadrado y estimar qué proporción de su factura es la que perdería el subsidio:

Segmentación de tarifas: el anuncio del gobierno dejó muchas dudas para usuarios de Chubut

Actualmente, ese precio es del orden de los 13 pesos (en la Patagonia se paga alrededor de 6,50 por el precio diferencial que rige para las zonas frías). Ese valor se compone del precio del gas en boca de pozo (que es el factor que sumaría 167% de incremento), más el precio del transporte y el de distribución, que en este caso no reciben modificación.

Por lo surgido de la exposición de hoy, en definitiva, para los usuarios de región patagónica el incremento podría ser mayor al que se mencionó como ejemplo para otras zonas del país, pero resta conocer el detalle fino de la reglamentación y la disposición del ENARGAS para fijar esos nuevos valores, a fin de determinar el impacto final en la factura de gas.

Para ambos servicios, el Registro de Acceso a los Subsidios de Energía continúa abierto, hasta el próximo 31 de agosto, por lo que quienes aún no se inscribieron, pueden hacerlo a través del sitio  https://www.argentina.gob.ar/subsidios, o bien mediante un turno presencial en la delegación local de la ANSES.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!