Dicen que el tiempo cura todo, aunque a veces en política los hechos demuestran lo contrario. Después del traumático mes de diciembre, donde la ley de zonificación minera dividió aguas en la sociedad y también hacia adentro de los espacios políticos, algunos creían que el período de receso de verano iba a servir para lavar las broncas y sanar las heridas.

Sin embargo, la primera reunión que tuvo el bloque del PJ-Frente de Todos luego de la apertura de sesiones legislativas, generó un fuerte sacudón que puede derivar en consecuencias que aún son inciertas. Si las posturas inflexibles hacia adentro de la bancada siguen escalando y subiendo de tono, pueden hacer temblar acuerdos provinciales dentro del peronismo.

Lo que ocurrió, concretamente, fue un planteo “a cara de perro” de la presidenta del bloque, la comodorense Adriana Casanovas, durante una reunión con todos los diputados y algunos de los principales asesores. Allí la legisladora puso a disposición su cargo como presidenta, al entender que su postura en votar a favor de la ley de zonificación en contra de la postura de la mayoría del bloque, pudo haberla dejada deslegitimada ante sus pares.

Bloque del PJ en la Legislatura.
Bloque del PJ en la Legislatura.

Según contaron los participantes del encuentro a esta columna, Casanovas planteó que eso no significaba romper con el bloque ni mucho menos, sino pasar a un rol de menor protagonismo, sin sacar los pies del plato. La respuesta que obtuvo de sus compañeros fue tajante: de ninguna manera debía dar un paso al costado, y tenía el respaldo para continuar como jefa de la bancada.

Así se lo expresaron sus colegas Carlos Mantegna, Rafael Williams, Mónica Saso, Belén Baskovc y Mario Mansilla. Hasta este punto, ningún inconveniente, y Casanovas logró respaldo total. Pero aquí surgió entonces el “punto de quiebre”, porque la legisladora puso una condición: si querían que siguiera como presidenta, dijo que la única posibilidad era que Florencia Papaiani dejara su cargo como secretaria política de esa bancada.

El planteo cayó como una bomba, porque tanto Casanovas como Papaiani son vicepresidentas del PJ chubutense e integran la Mesa de Conducción provincial. Son dos pesos pesados, y concretamente la trelewense Florencia Papaiani –quien es esposa del dirigente del Frente Peronista Gustavo Mac Karthy- fue la última candidata a senadora dentro del Frente de Todos en Chubut, integrando la lista junto a Carlos Linares.

La postura de Casanovas fue expresada en un tono inflexible, tanto en la charla en conjunto como en reuniones privadas. El pedido por la salida de Papaiani logró el respaldo de casi todos sus pares, que reconocen que es una atribución que tiene quien sea presidente del bloque, salvo por supuesto de Belén Baskovc, quien es integrante del Frente Peronista y baluarte del espacio de Mac Karthy y Papaiani.

Belén Baskovc es la única diputada del PJ que responde 100% a la conducción de Gustavo Mac Karthy.
Belén Baskovc es la única diputada del PJ que responde 100% a la conducción de Gustavo Mac Karthy.

Si esto se llega a concretar de manera oficial en esta semana de sesiones que está por comenzar, puede generar serias consecuencias. La llegada de Papaiani a ese lugar del bloque fue parte de un acuerdo cerrado hace dos años entre Linares y Mac Karthy. Y hasta aquí, la ex diputada y candidata a intendenta de Trelew venía contando con el respaldo de Juan Pablo Luque, quien fue clave en la definición en la Mesa Chica nacional para que sea candidata a senadora por el espacio el año pasado.

Es decir que se viene dando una sociedad en el último tiempo entre el peronismo de Comodoro y el mackarthsymo, aunque todo quedó en una incógnita luego de las fuertes posturas en torno a la minería. De hecho, nadie del Frente Peronista estuvo en Comodoro Rivadavia para el último aniversario, donde hubo presencias nacionales y diputados e intendentes de todo Chubut. Es válido entonces preguntarse: la postura de Casanovas ¿tiene aval del peronismo comodorense?

RAZONES DE UNA RUPTURA

Quienes conocen los pormenores de las charlas, aducen una mezcla de razones personales y políticas por parte de Casanovas. Más allá de varias lecturas y explicaciones que se puedan dar de posteos en redes sociales y fotos en marchas ciudadanas en aquellos días agitados de diciembre, el hecho que marcó a fuego todo, fue el voto afirmativo del concejal mackarthysta Leandro Espinosa en Trelew para declarar personas no gratas a los diputados que habían votado a favor de la zonificación.

El voto del concejal trelewense Leandro Espinosa contra los diputados que votaron la minería, puso en jaque el equilibrio en el bloque.
El voto del concejal trelewense Leandro Espinosa contra los diputados que votaron la minería, puso en jaque el equilibrio en el bloque.

Ese acto político sigue siendo inaceptable para Casanovas, quien luego de analizarlo todo el verano, llegó en marzo con un planteo indeclinable. Afirmó a sus pares que no está dispuesta a perdonar “actitudes que le hicieron mucho daño”, un argumento que es de tinte personal. Pero además le agregó un fundamento político: afirmó que no puede seguir trabajando con una secretaria política del bloque que conduce un espacio cuyos miembros actúan en contra de sus propios compañeros.

“Si no es capaz de contener a su gente, no sirve el trabajo que puede hacer como secretaria de bloque”, dicen que escucharon decir a Casanovas en contra de Papaiani. Claramente, un pase de facturas al Frente Peronista por la toma de posturas que terminaron afectando la imagen de compañeros del bloque del PJ.

Desde el entorno de Papaiani piden seguir dialogando sobre el tema, antes de tomar una decisión drástica. En primer lugar, sostienen que cada vez que se había hablado en la previa sobre tratar la cuestión minera, habían advertido sobre las consecuencias sociales. Por otro lado, esgrimen que, si bien no comparten el voto a favor de declararlos personas no gratas, se debe comprender que fueron días muy complicados en los que fue muy difícil plantear cuestiones disidentes en una sesión dominada por los concejales del madernismo, con posturas extremas.

Casanovas y Papaiani en una reunión de la Mesa de Conducción del PJ. Ambas son vicepresidentas.
Casanovas y Papaiani en una reunión de la Mesa de Conducción del PJ. Ambas son vicepresidentas.

Además, en el grupo político conducido por Mac Karthy y Papaiani, consideran que hay “injusticias”, ya que no se mide a todos con la misma vara. Sostienen que hubo varios intendentes peronistas que asumieron públicamente posturas durísimas contra la minería en aquellos días, pero que sin embargo no sufrieron las consecuencias puertas adentro.  

Así las cosas, más allá de los argumentos de un lado y del otro, todo parece indicar que la postura de Casanovas es inflexible y que tiene aval de sus pares, mientras hasta aquí los dirigentes provinciales del PJ no se han metido. Si esto se concreta, Papaiani perderá su lugar en el bloque, tal como les pasó a compañeros de su espacio como Simón Cimadevilla y Javier Cunha con otros diputados.

Simón Cimadevilla y Javier Cunha, dos integrantes del mackarthysmo que también perdieron sus puestos en la Legislatura.
Simón Cimadevilla y Javier Cunha, dos integrantes del mackarthysmo que también perdieron sus puestos en la Legislatura.

Más allá de que al mirar la película completa todo parece relacionado, aseguran que la decisión de los diputados Rafael Williams y Mario Mansilla –quienes no apoyaron la minería- de dejar sin efecto las designaciones de los mackarthystas Cimadevilla y Cunha como asesores es absolutamente individual y corre por otros carriles.

CONSECUENCIAS

Las cartas están sobre la mesa, y la mano viene complicada para Papaiani y su sector político dentro del bloque. Si esto se intensifica, cuesta imaginarse cómo se puede mantener la diputada Belén Baskovc dentro de este grupo. Una de las posibles consecuencias sería que el Frente Peronista arme un bloque propio, una bancada unipersonal con Baskovc como única integrante. Una decisión a la que nadie quiere llegar, pero que a esta altura no suena descabellada.

Más allá de esta repercusión de índole legislativa, queda preguntarse por otra consecuencia, esta vez referida al armado provincial del justicialismo, donde el sector encabezado por Luque desde Comodoro venía manteniendo hasta noviembre una excelente relación con Gustavo Mac Karthy y su grupo político.

Es sabido que Casanovas responde a la conducción política de Luque y de Linares, y sería de esperar que Mac Karthy plantee al intendente comodorense si va a permitir que esto se agrave aún más. Hasta aquí, desde Comodoro Rivadavia la postura ha sido no entrometerse en cuestiones internas del bloque.

¿Cómo influye la interna del bloque peronista en la relación entre Gustavo Mac Karthy y Juan Pablo Luque?
¿Cómo influye la interna del bloque peronista en la relación entre Gustavo Mac Karthy y Juan Pablo Luque?

Hay posiciones divididas entre la dirigencia justicialista: están los que no le temen a una fractura y no perdonan actitudes indefendibles, como la de Espinosa; y están los que piensan en la construcción de poder a mediano plazo y en lo inconveniente de romper puentes, por lo que abogan por el diálogo y mantener la relación.

Esta semana será clave, y existe el pedido de una reunión urgente, aunque hasta ahora no hay nada confirmado. Podemos agregar otro condimento que se ve venir: si además Baskovc no llega a ser apoyada como presidenta de la comisión de Hacienda por sus propios pares del PJ, será otra declaración de guerra. De todos modos, aseguran que la relación entre Casanovas y Baskovc en lo personal sigue siendo excelente.

De confirmarse la salida de Papaiani del bloque, sumadas a las de Cimadevilla y Cunha, será una muestra de que la división de aguas de la minería dejó una huella imborrable. Puede ser la previa de una nueva ruptura del bloque, y puede poner en jaque todo un armado provincial para 2023.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!