Una bailarina estadounidense sorprendió a las redes sociales luego de revelar que gastó 10 mil dólares en una operación para reducir su busto, pero meses después le volvió a crecer.

Los dolores de espalda y las dificultades para desempeñar su rol artístico le hicieron a Bethanie Lyon, protagonista de la historia, tomar la costosa decisión en julio de 2019, pero la alegría inicial le duró un corto periodo de tiempo.

Según contó, comenzó a darse cuenta de que algo andaba mal cuando las costuras de su ropa comenzaron a ceder, algo que no lograba entender por qué sucedía. A los nueve meses ya debía usar el mismo talle de ropa interior que previo a la operación.

Sin embargo, tras dos años de ocurrido el extraño suceso la mujer dice que aprendió a aceptar su cuerpo, y que lo ocurrido la motivó a replantearse su carrera como bailarina, por lo que ahora busca posicionarse en el mundo del canto.

“Fue tan frustrante como desgarrador. Honestamente, estaba tan feliz después de la cirugía con mi apariencia”, admitió.