Desde la ciudad de Prato en Toscana, Italia, un trágico accidente dejó conmocionada a la nación de italiana, fue la muerte de una joven trabajadora, cuyo cuerpo fue absorbido por rodillos y terminó aplastado por los engranajes de una máquina tejedora.

La situación abrió la inmediata investigación por el fallecimiento de Luana D’Orazio, empleada de 22 años, quien fue arrastrada por una pieza de género y terminó sufriendo el fatal desenlace.

La partida de la joven, quien soñaba con ser actriz, dejó desolada a su familia, su novio y a un niño de tan sólo 5 años.

El fatal incidente se registró cuando la ropa que confeccionaba la joven acabó empujando a Luana con la potencia de su rodillo hacia el interior de la máquina tejedora.