LONDRES - La historia de Garfield sorprendió en el Reino Unido. Se trata de un gato que, a diferencia del conocido y sedentario felino de las tiras cómicas, no dudó en emprender una travesía de 64 kilómetros para volver con sus antiguos dueños.

El 8 de junio Neil Payne y su esposa Leasa entregaron a Garfield, de tres años, a otra familia, después de que sus hijos se hubieran ido de casa.

Sin embargo, el 20 de junio la mascota se escapó de su nuevo hogar en Londres y, un mes y medio después, apareció en la casa de sus antiguos dueños, en Shillington, localidad situada al norte de la capital británica, informó The Sun.

"Es increíble. Me estaba mirando con lágrimas en los ojos. Primero no pensé que fuera él. Leasa llegó a la puerta, lo llamó por su nombre y el saltó a sus brazos," contó Neil. Agregó: "Es fantástico. No entiendo cómo un gato que nunca salió de casa pudo encontrar el camino desde Londres".

La pareja decidió dejar a Garfield en su casa, ya que "demostró que es su casa para siempre".