MOSCÚ - Mako es un perro de raza pitbull de dos años que llama la atención de todos ya que se cree gato. Cuando sus dueños lo adoptaron les aseguraron que se llevaría bien con sus gatos, pero no pensaron que al punto de convertirse casi en uno de ellos.

El animal se cree uno de sus hermanos y no ladra, come golosinas de gatos y le encanta trepar a muebles y mesas.

A post shared by Fridge Pup (@mako_thecatdog)

Su familia sospecha que antes de llegar a su hogar, procedente de un refugio, fue criado por felinos, según informó RT en Español.

De todos modos, sus costumbres lo convirtieron en una celebridad en las redes sociales, donde los usuarios comparten sus aventuras y travesuras.

Uno de sus videos ya supera las 560.000 reproducciones en TikTok.