ENTRE RÍOS (ADNSUR) - Un video que muestra el amor incondicional de un perro que visita a su dueña en el cementerio se viralizó en Twitter, causando emoción en los usuarios. En un minuto y doce segundos, Belén Duré contó en imágenes esta conmovedora historia que tiene como protagonistas a ‘Benito’, un caniche toy negro y a su hermana Johana, que murió hace cuatro años.

“Vean este amor tan incondicional. Joha es mi hermana, falleció hace cuatro años y él es Benito, su mascota, que la acompañó sus últimos dos años de vida, y lo sigue haciendo hasta hoy”, escribió esta joven, oriunda de Villaguay, en Entre Ríos, en Twitter junto al material compartido.

En las imágenes, Belén va relatando con algunas inscripciones sobre fotos y filmaciones lo que sucede en la secuencia. “Llevamos a Benito escondido en el bolso”, comienza contando sobre la rutina que realizan con su familia cada vez que van al cementerio. Luego, remarca la ansiedad del can al darse cuenta de que está a punto de reencontrarse con su dueña. “¿Vamos a ver a mamá?”, le pregunta la joven y el perro corre hacia donde descansan los restos de Johana.

Benito espera a que abran la bóveda y celebra el ingreso de los familiares a los saltos, pidiendo que lo suban hasta donde está depositada la tumba. En ese momento, recobra la paz, se recuesta y permanece sobre ella, tal como lo hacía cuando se recostaba junto a Johana.

“Son los seres más maravillosos que existen, simplemente porque son los únicos que entregan su amor incondicional y eterno”, agregó la joven entrerriana en referencia a los perros.

La publicación de Belén, realizada el martes pasado, está cerca de las 4 millones de reproducciones y cosechó casi 200 mil “me gusta”. Además, recibió comentarios como “No puedo parar de llorar”, “Ellos saben que el amor va mas allá de la muerte”, “Deberían vivir toda nuestra vida e irnos juntos”, así como la respuesta de usuarios que le contaban historias similares.

Belén on Twitter

 

En diálogo con el medio Jujuy al momento, Belén dio detalles de la enfermedad de su hermana, contó cómo llegó Benito a sus vidas, y el papel fundamental que ocupó en los últimos años de Johana. “Mi hermana nació con problemas del corazón, sin el ventrículo izquierdo. Tuvo dos operaciones de chiquita, y desde ahí tuvo una vida normal hasta los 25, cuando empezó de nuevo con problemas, a consecuencia de que se le desarrolló mucho el corazón”.

Y continuó: “A los 27 años se programó su operación llamada ‘Fontan’, de la cual no se pudo recuperar. El 10 de marzo de 2016 la operaron, luchó un mes en terapia y falleció el 7 de abril de 2016”. Más allá de sus problemas de salud, Belén aseguró que su hermana ”pudo tener una vida normal, estudió y se recibió de Técnica Agropecuaria. Luego siguió estudiando para profesora de Biología, estaba cursando el segundo año de la carrera cuando, en 2015, sufrió un ACV”.

En relación a la llegada de Benito a la familia, Belén recordó que lo trajeron en 2014. “Era como su hijo, eran súper compañeros, viajaban juntos, dormía en su cama a sus pies siempre, cada vez que ella se sentía mal el no se alejaba de ella, se pasaba acostado a su lado. A los dos días que sufrió el ACV, Joha nos pedía ver a Benito, lloraba por él, así que tomamos la decisión de llevarlo escondido en un bolso a la clínica, antes de que la trasladaran al hospital de Buenos Aires”, contó.

Y aseguró: "Benito era todo para ella, no te puedo explicar la felicidad de ambos cuando se vieron, el la animaba un montón”.

Respecto a la conmovedora escena que Belén quiso compartir con los usuarios en las redes sociales, explicó: “Desde ese momento lo llevamos cada semana a visitarla al cementerio, él va siempre con una felicidad, moviendo su cola, nos pide para estar al lado de ella y se queda acostado con una paz”.