Miranda Lynn Schaup Werner de 41 años había viajado a Punta Cana con su pareja Daniel Frank Werner. El plan era ideal: festejar los diez años de casados en un lugar paradisíaco Pero las cosas no salieron como esperaban. Y todo terminó en tragedia.

Miranda, una médica de Allentown, Pensilvania, Estados Unidos, se había alojado el 25 de mayo en el hotel Bahía Príncipe en La Romana. Ella estaba con su esposo en la habitación del hotel, preparándose para la cena. 

Justo ese día habían llegado a República Dominicana. En ese momento, eligió tomar un trago antes de la cena. Pero no bien lo terminó, cayó al piso de su habitación, fulminada.

Un instante antes estaba sonriendo con alegría y sacando fotos. Pero tomó un aperitivo, sintió un dolor agudo, llamó a su marido Dan y murió. Un equipo médico del hotel llegó rápido, intentaron reanimarla, pero no hubo caso.

El hecho sucedió cinco días antes de que Edward Nathaniel Holmes, de 63 años, y Cynthia Ann Day, de 49 años, fueran hallados sin vida en su habitación.

Jay McDonald, portavoz de la familia de la víctima, señaló a la cadena televisiva NBC que Schaupp-Werner "murió de repente e inexplicablemente en su habitación de hotel después de llegar y tomar una copa en el minibar de la habitación".

McDonald aseguró que la mujer estaba sana antes de morir y que falleció el mismo día que llegó a República Dominicana.

El Diario Libre menciona un informe policial según el cual el esposo de la fallecida, Daniel Frank Werner, de 49 años, relató que habían llegado al hotel ese mismo día para celebrar el décimo aniversario de matrimonio y que a las 7:30 de la noche, ella estaba haciéndose fotos en el balcón de la habitación y lo llamó para decirle que se sentía mal, por lo que él salió a pedir ayuda.

“Llamó a los médicos del hotel, le dieron los primeros auxilios, pero falleció en el lugar". De acuerdo con el resort, Schaup-Werner murió de insuficiencia respiratoria y edema pulmonar,