Los hermanos son Patrick Syuebing y Susan Karolewski, quienes hace años reclaman el fin de las leyes que prohíben el incesto en Alemania.

La historia de ambos comenzó cuando eran jóvenes, después de que Patrick se reuniera con su familia más de 20 años después de mudarse a un hogar de acogida, según informó The Mirror.

Cuando Patrick era niño, fue atacado por su padre y por eso las autoridades locales intervinieron y lo llevaron a otra familia adoptiva. Luego de dos décadas se volvió a encontrar con su familia biológica.

Seis meses después de ese reencuentro, murió la madre de ambos, y fue ahí cuando el entonces joven de 23 años y Susan, quien tiene una discapacidad mental, comenzaron a compartir habitación.

De su relación han nacido cuatro hijos, dos de los cuales tienen discapacidad. Sin embargo, la pareja se propuso cambiar las leyes de Alemania para declarar legal el incesto.

Por su parte, Patrick ha debido cumplir dos sentencias de cárcel por el delito. Fue condenado en 2002, después de engendrar su primer hijo, Erick, a un año de cárcel, pero se le dejó en libertad provisional. En el caso de Susan, no fue condenada por el trastorno que padece.

En 2003 la pareja tuvo una hija, Sarah, en 2004 nació, Nancy, por lo que Patrick S. fue condenado a dos años y medio de prisión, aunque antes de ingresar en la cárcel embarazó a su hermana por cuarta vez.

“No nos sentimos culpables por lo que sucedió entre nosotros”, señaló a Mail Online, donde añadió que “nuestra madre no lo habría aprobado, pero los únicos que debemos juzgarnos ahora somos nosotros”.

“No quiero volver a la cárcel y sé que nunca nos dejaremos voluntariamente. Si alguien duda de nuestro amor, debería ver que no seremos separados”, concluye en The Mirror.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!