COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En ese marco, confió en que el ordenamiento tributario en el que trabaja el gobierno de Mariano Arcioni contemple los criterios fijados por la normativa provincial, al tiempo que describió los problemas que atraviesa el sector por la caída en el precio de la lana y las nevadas que han afectado la zona central y norte de la provincia. “La mayoría de los campos no está en condiciones de afrontar ningún impuesto”, aseguró.

“Hay una ley vigente que establece una distinta graduación del impuesto inmobiliario, que va desde una exención al 100% para los campos de hasta 6.000 animales, una exención del 50% hasta las 10.000 cabezas y el cobro del 100% del impuesto a los campos que tengan más de 10.000 animales”, describió el dirigente ruralista, consultado en torno a la iniciativa del gobierno provincial, que apunta a recaudar alrededor de 840 millones de pesos por este impuesto que hoy no está al cobro.

“Más allá de esa ley vigente, el impuesto no se puso al cobro por los años de emergencia que ha tenido el sector (sequías, cenizas, nevadas, etc). Esperamos que al ponerse al cobro nuevamente, se tenga en cuenta el criterio que establece la ley”, puntualizó Luján.

“El sector rural viene acompañando y ha sostenido la producción, en una situación que es bastante compleja en la actualidad, por lo que se tiene que determinar cuál es la capacidad contributiva del sector –advirtió el dirigente-. Realmente hoy estamos ante un problema muy importante, no solamente por la situación climatológica y la situación de emergencia que se ha dado en la provincia, si no por todos los problemas de fondo que traen aparejado en primer lugar el precio de la lana, que se ha reducido desde un promedio de 6 u 8 dólares, a 2 ó 2,50 dólares. Además de esto, hay que agregarle que tenemos un dólar distinto, que es casi en un 80 por ciento con respecto al dólar real o el costo. Todo este tipo de cosas lleva a la desaparición de muchos establecimientos rurales”.

Luján precisó además que el 80 por ciento de los establecimientos ganaderos no tienen más de 2.500 a 3.000 animales, al tiempo que recordó la propia provincia ha determinado que un punto de equilibrio para este sector se ubica en no menos de 3.500 animales. “Esto trae aparejado que muchos de los establecimientos ganaderos van a estar en una situación muy comprometida, tanto por la situación económica del país, el precio bajo de la lana y los costos. Todo esto se ve agravado por emergencia climática”, añadió.

“Se debe analizar la situación real”

“Creo que debemos conversar porque realmente el sector sigue trabajando y sigue manteniendo el personal, hay que pensar también que en la medida en que estos establecimientos se caigan, se cae la producción lanar, que a su vez da materia prima a los establecimientos del polo lanero de Trelew. También es posible que se caiga esto, entonces yo creo que es para mirar desde todo punto de vista la situación y analizar la situación real”.

Más allá de expresar el acuerdo del sector con la ley que establece exenciones o reducciones para campos con menor cantidad de animales, que son la mayoría de los establecimientos de la provincia, Luján indicó que en el sector confían en que el ordenamiento tributario que lleva adelante el gobierno analizará la capacidad contributiva de los distintos establecimientos.

De lo contrario, advirtió que el problema podría agravarse, ya que “si se caen los establecimientos ganaderos, la gente del campo se va a la ciudad y el polo lanero de Trelew no tendría capacidad para poder trabajar. Las medidas hay que analizarlas en su conjunto, en forma integral”.

Y añadió, ante la consulta de si hoy podrían pagar el impuesto: “Solamente el costo laboral y las cargas sociales de un empleado se lleva más del 50% de la producción, el otro 25% se lo lleva el costo de la esquila, y no le hablo de los costos de mantenimiento, insumo y todo lo demás. O sea, hoy ningún establecimiento ganadero, por lo menos en el 80% con menos de 3.000 animales, va a estar en condiciones de abonar ningún impuesto”.

Medidas nacionales

Luján recordó que todavía se aguardan fondos de asistencia por la emergencia climática en la meseta y también en la zona sur oeste, a raíz de las nevadas y los daños provocados en muchos establecimientos de la provincia. “Se habla de un fondo de 50 millones, que es insuficiente”, graficó.

En ese marco, describió que se esperan medidas del gobierno nacional, “como la eliminación de las retenciones, la compensación del crédito fiscal del 20% de zona que se paga y otros puntos, como reintegro por puertos patagónicos. Hoy creemos que eso es lo que tenemos que buscar, a los efectos de mantener los establecimientos rurales en un equilibrio económico que puedan mantenerse, con un mercado que en algún momento se recuperará, porque esto básicamente es por todo un tema mundial y creemos que se va a recuperar”.