CAPITAL FEDERAL - La polémica se generó en torno a presos que obtuvieron el beneficio del bono de 10000 pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el reclamo desde el Servicio Penitenciario para evitar las salidas y que les instalen un cajero en la cárcel.

"Recibí varios pedidos de este tipo, pero fueron rechazados porque no les corresponde cobrar, no sé cuál fue el criterio que adoptaron mis colegas", afirmó la jueza de Ejecución Alicia Merched. Según se indicó serían unos 14 pedidos los que manejó esta magistrada.

"Además no entiendo para qué necesitan manejar efectivo los internos. En todo caso, el IFE lo pueden gestionar sus familiares", dijo la magistrada a La Gaceta.

Por otro lado, el gerente regional del NOA de la Anses, Jesús Salim, aseguró que "ellos no están contemplados en el pago de este beneficio", aunque admitió que no hay un cruce de datos con el sistema judicial para corroborar que quienes lo solicitan no estén presos.

"Cualquier persona puede ingresar y cargar los datos. Después se hacen los chequeos de datos con la AFIP y Migraciones. No existe un entrecruzamiento de información con la Justicia", admitió el funcionario.

Pero aclaró: "Una cosa es que se otorgue el IFE y otra que se efectivice el pago".

"Por eso es importante que se haya decidido impedir la instalación del cajero. La Justicia tiene la responsabilidad de autorizar la salida del reo para cumplimentar el trámite", consideró el funcionario de Anses.

Fuente:A24