COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un grupo de estibadores nucleados en el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) se manifestaron este miércoles por la noche en el ingreso al puerto de Comodoro debido a que nos los dejaron entrar a trabajar y la medida continúa este jueves a la mañana, bloqueando el ingreso y egreso de trabajadores.

"No nos están dejando ingresar al puerto a gente que ya se hizo el hisopado de manera privada y dio negativo (de Covid-19)", señaló uno de los trabajadores. Y agregó: "hoy (por ayer miércoles) nos avisaron que sí podíamos trabajar y ahora nos dicen que no. El Administrador, Fabio Cambareri, nos ofreció 5 mil pesos para cada uno". 

En diálogo con ADNSUR, comentó que "este miércoles hubo una reunión en la Administración Portuaria y firmamos un documento de Provincia que dice que el Puerto está habilitado para trabajar con gente que se hizo el hisopado de manera particular y dio negativo, como nosotros". 

"En esa reunión además, los trabajadores de las plantas que se hicieron el hisopado privado pueden trabajar. Entonces no entendemos por qué no nos dejan trabajar a nosotros", cuestionó. 

En este sentido aseguró: "Si no trabajamos no cobramos" y agregó: "ellos (por las autoridades de la administración portuaria) no se hacen problema porque todos los meses tienen su sueldo". Además advirtió "nos vamos a quedar acá hasta que nos den una respuesta, porque todos están trabajando menos nosotros".

Señaló que si bien ya han tenido conversaciones con Fabio Cambareri, "él se preocupa más por llevarse bien con el intendente y no con nosotros. Nosotros no somos extraterrestres. Ellos se hicieron el hisopado privado como nosotros, pero somos nosotros los que no podemos entrar a trabajar". 

NUEVO PROTOCOLO

Ayer, los sectores vinculados a la actividad acordaron cumplir con el nuevo protocolo propuesto por autoridades pesqueras y portuarias de la provincia, aunque resta acordar aspectos con el sector provincial de Salud y el Municipio de Comodoro Rivadavia.

El acta de adhesión dispone, entre otras medidas, la exigencia de que los tripulantes deberán realizarse los análisis para detectar la presencia del virus con una anticipación de entre 48 y 72 horas previas al embarque, en el caso de los marineros. Por su parte, los armadores deberán cumplimentar el análisis con una frecuencia de 30 a 15 días, según el tipo de buque al que alisten.