Eliana regresaba a la localidad de El Calafate, Santa Cruz junto a sus tres hijos tras pasar sus vacaciones en Formosa. Su exmarido los había ido a buscar en su auto. Viajaban ese 11 de febrero por la Ruta Nacional N° 3, a unos 80 km de San Julián, cuando fueron testigos de un accidente. 

Un auto de color negro se les cruzó de carril y terminaron volcando. Dos de los nenes quedaron tirados al costado de la ruta, uno con un corte en la cabeza y otro presentaba dificultades para respirar. Varias las personas se acercaron para asistirlos, entre ellos, un grupo de amigos que regresaba de una travesía que unió Buenos Aires con Ushuaia en un Chevrolet 400 de 1967 y en otro auto.

Los amigos de Maxi se quedaron en el lugar del accidente esperando que regresará tras llevar al nene al hospital, junto a personal policial. Foto: Diario de Río Negro.
Los amigos de Maxi se quedaron en el lugar del accidente esperando que regresará tras llevar al nene al hospital, junto a personal policial. Foto: Diario de Río Negro.

La falta de señal, la ambulancia que no llegaba y el nene que le costaba cada vez más respirar, llevó a que Maxi, el conductor del Chevrolet 400, dijera: ¡Yo lo llevo, hay que llevarlo ya!” al hospital más cercano, a unos 80 km en San Julián.

Utilizaron el asiento de atrás como camilla y salieron hacia el hospital con la madre del nene y su otro hijo más pequeño, mientras su marido y su hijo, que presentaba una herida en la cabeza, quedaron en el lugar del accidente a la espera de la ambulancia que iba en camino.

 “Lo contuvo a él y me contuvo también a mí, que seguía en shock”, recordó Eliana sobre la solidaria ayuda que recibió de ese hombre y que permitió que su hijo recibiera atención oportunamente. 

Iba por Ruta 3, presenció un choque y trasladó 80 kilómetros a un nene herido en su Chevrolet de 1967

En medio de la situación desesperante, no le preguntó su nombre pero lo ubicó por una nota que vio publicada sobre su travesía y así pudo contactarlo por las redes sociales para agradecerle.. “A Maxi, a sus amigos, a los enfermeros con los que sí pudimos quedar en contacto y me preguntaban cómo seguía el nene, al matrimonio que paró a ayudarnos, a todos los que pararon para dar una mano#", agradeció la mujer.

Por estos días su hijo sigue en recuperación, aparte de los golpes tenía una costilla fisurada y una contusión en un pulmón.  Estuvo cuatro días en terapia intensiva. "Ahora ya seguimos con los cuidados desde El Calafate. Mi hijo se está recuperando", dijo al diario de Río Negro.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!