COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Luego de la suspensión de dos vuelos, el sargento Jorge Ríos, el policía baleado en 2013 y quien padece una obstrucción intestinal desde hace varios días, fue trasladado finalmente a Buenos Aires este jueves, según confirmó él mismo en diálogo con ADNSUR desde el Aeropuerto.

 

Bueno acá estamos preembarke en el aeropuerto como pasajero normal ojo y aclaro para q no piensen bera capricho mio sino...

Publicado por Jorge H. Rios en Jueves, 6 de febrero de 2020

 

"Bueno, acá estamos pre embarque en el aeropuerto como pasajero normal. Ojo y aclaro para que no piensen que era capricho mío sino las trabas que siempre pone la ART hasta último momento; parece que no son humanos, que nunca van a pasar por una situación urgente que tengan que viajar por enfermedad", escribió el policía baleado en Comodoro durante un robo en el barrio Laprida en el año 2013. 

"A los amigos del Facebook, familia, amigos, periodistas les agradezco enormemente el acompañamiento y preocupación recibido de su parte, el apoyo moral los mensajes de aliento y demás por todo soy un agradecido señores!!!!", escribió Ríos. 

El suboficial mayor de la Policía del Chubut fue internado de urgencia hace más de una semana tras sufrir una obstrucción intestinal. 

Luego de pedir su inmediata derivación al Hospital Italiano le suspendieron dos vuelos y la ART no atendía su reclamo. El sargento Ríos se había enterado de que no viajaría por la médica y el chofer de la ambulancia que llegó para trasladarlo.

Ríos reside en Trelew y durante la noche del martes 28 de enero tuvieron que internarlo de urgencia en un sanatorio con un cuadro de inflación abdominal y vómitos. El médico cirujano que lo atendió, pidió su derivación al Hospital Italiano de Buenos Aires.

Jorge es paciente de ese centro de salud, en donde le realizaron ya más de 20 cirugías debido a las graves heridas sufridas cuando recibió un disparo en el abdomen al intervenir en un robo domiciliario ocurrido sobre la calle Jamaica de ese barrio comodorense el 29 de julio de 2013. 

Uno de los tres delincuentes, Daniel Almonacid, todavía permanecía en el interior de la casa y le disparó provocándole serias lesiones que hicieron que, hasta la actualidad, el suboficial mayor todavía continúe con su tratamiento.