Muchas veces escuchamos que los animales más compañeros son los perros, que los gatos no son como ellos. Esto se suele ver así porque los felinos comúnmente son más independientes. Esto no significa que no quieran a sus compañeros humanos o que no perciban sus emociones y sentimientos. Al contrario.

Los gatos están atentos todo el tiempo a nuestro estado de ánimo, sentimientos y acciones. Esto se da porque no pueden comunicarse verbalmente con nosotros, entonces analizan constantemente nuestro tono de voz y forma de actuar.

Comprenden nuestro lenguaje emocional y llegan a expresar empatía por los humanos. Es probable que hasta intenten ayudarnos a subir nuestro ánimo si estamos atravesando un mal momento.

Ellos sienten nuestro estado de ánimo y se hacen notar.
Ellos sienten nuestro estado de ánimo y se hacen notar.

Ellos intentan mantener equilibrado su ambiente cercano y como el humano conforma parte de su entorno, deseará que se encuentre en buen estado emocional.

Un ejemplo de esto es la reacción de los felinos al notar que alguien está llorando, enfermo o decaído. Lo más normal es que verlos apoyar su cabeza contra la de los humanos para esparcir hormonas y hacerle sentir al humano que no está sólo, demostrando a su vez que no debe dejar de cuidarlo porque el está allí.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!