MOSCÚ - Los pilotos de un avión ruso se convirtieron en héroes al evitar una tragedia y lograr que la aeronave que manejaban aterrizara en medio de un campo de maíz sin mayores inconvenientes.

La tripulación del Airbus A321 de la aerolínea rusa Ural Airlines, con 226 pasajeros, aterrizó de emergencia en una región agrícola de Moscú tras chocar con un grupo de aves. Según informó la Agencia Federal de Transporte Aéreo, hacia las 3.20 GMT, el aparato "chocó al despegar contra una bandada de pájaros" en el aeropuerto de Jukovki, en los suburbios de la capital rusa.

La versión oficial indicó que varios pájaros perturbaron el "funcionamiento de los motores" (una de las turbinas se apagó), por lo cual la tripulación decidió efectuar un aterrizaje forzoso de panza y sin motores "en un campo de maíz" situado a "una distancia de 1 km de la pista de despegue, sin el tren de aterrizaje", según indica La Nación.

 

ADN SUR Agencia de Noticias

 

Sobre los heridos, aseguraron que en total 23 personas debieron ser atendidas, entre ellas nueve niños. Tras un examen, todos recibieron el alta salvo una mujer de 69 años, quien fue ingresada en un hospital.

El avión había despegado rumbo a Simféropol, principal ciudad de la península ucraniana de Crimea, anexada por Rusia en 2014.

Fuente: La Nación