COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los concejales de la comisión Nº 3 de Salud, Nicolás Caridi, Ricardo Gaitán, Pablo Martínez y José Gaspar, recibieron a las partes que integran el ambicioso Programa Integral de Salud. Las secretarías municipales de Salud (a cargo de Carlos Catalá) y Desarrollo Humano (Marcelo Rey), trabajan junto a organizaciones no gubernamentales (Fundación Crecer) y empresas (PAE, Instituto Altamira) en los distintos jardines maternales de la ciudad para la detección temprana de patologías.

El Concejo analizará declarar el programa como Política Pública, como ha sucedido con otros, de manera tal que trascienda cualquier gestión de gobierno. Solicitan que tanto el Ministerio de Educación como el de Salud de la provincia se involucren con profesionales que no abundan en Comodoro

“Nosotros trabajamos junto a Desarrollo Humano en los jardines maternales del municipio y son respuestas que nosotros tenemos que darle a los chicos para que no haya tantos derechos vulnerados. Los chicos tienen una evaluación en distintas áreas en una sola institución: pediatría, oftalmología, kinesiología, neurología, odontología. En función de los diagnósticos que tenemos estamos buscando cuáles son los recursos posteriores”, explicó el secretario de Salud del Municipio, Carlos Catalá.

En función de estos diagnósticos, “vemos cuáles son las especialidades que nos hacen falta como psicopedagogos, fonoudiólogos y estimuladores tempranos. Necesitamos  involucrar a las áreas provinciales que las necesitamos acá, como el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud que nos pueden ayudar aportando algunos profesionales que nos hacen falta. La idea nuestra es que si alguno de nuestros chicos necesita alguna terapia específica podamos encontrarle la vuelta”, señaló.

Según el relevamiento que tienen de los distintos jardines y la importancia de la actuación inmediata de profesionales de distintas áreas, Catalá afirmó que “si hablamos de chicos que no tienen una detección temprana en la parte neurológica van a tener dificultades en el aprendizaje toda la vida; y si no los evaluamos correctamente con un oftalmólogo van a tener también dificultades en el colegio, son peores elecciones de vida, peores elecciones de trabajo. La idea es que los chicos no lleguen a los 8 años con una docente que se dio cuenta de que a ese chiquito le pasaron un montón de cosas y recién ella se da cuenta y nos perdimos años sin encontrarle una solución”.

El objetivo es conseguir que el programa se incorpore como Política Pública, como ya lo son el programa “Veo veo” (oftalmología) y el de la Prueba Nacional de Pesquisa (PruNaPe- para detección de problemas en el desarrollo).

Al respecto, Caridi, comentó que “nos mostraron cómo vienen trabajando en conjunto entre distintas áreas municipales, empresas y organizaciones no gubernamentales con programas de detección temprano que pueden prevenir enfermedades a largo plazo”.