RAWSON (ADNSUR) - El tres veces diputado provincial, ex ministro de Gobierno y actual presidente de Petrominera Chubut, Javier Touriñán, definirá en las próximas horas si acepta el ofrecimiento que le realizó el gobernador Mariano Arcioni para asumir en el cargo vacante de la Secretaría General de la Gobernación, el lugar de más peso político en el gabinete, que dejó vacante la semana pasada Andrés Meiszner. Para terminar de tomar una decisión, el ingeniero comodorense viene manteniendo en las últimas horas una serie de reuniones y charlas telefónicas con referentes políticos de la provincia y del orden nacional, para asegurarse el arribo a un cargo tan trascendente con el mayor respaldo posible, y con el compromiso de apoyo de los distintos actores para encarar las medidas que se necesitan para la difícil situación que vive la provincia.

Luego de que el fin de semana pasado, Arcioni le planteara a Touriñán que lo necesitaba para ocupar ese rol de darle volumen político a su gestión –algo que se intentó con Meiszner pero que finalizó de manera abrupta con apenas un mes en la función-, el ex diputado le pidió unos días para darle una respuesta, lapso en el que está evaluando los pasos a seguir tanto a nivel familiar, como dentro del contexto provincial.

Cuatro días después de aquella charla, si bien aún no hubo una respuesta afirmativa, en el entorno de Touriñán admitieron a ADNSUR que ya mantuvo una gran cantidad de entrevistas con actores como el intendente comodorense Juan Pablo Luque –en el mediodía de hoy miércoles- y el asesor presidencial Julián Leúnda, así como diputados de la oposición como el justicialista Carlos Eliceche y el radical Manuel Pagliaroni. También hubo charlas con otros legisladores e intendentes de otras localidades, así como con referentes del PJ chubutense y de algunos sindicatos, como Luz y Fuerza y Petroleros Privados, quienes en la gran mayoría de los casos dieron su respaldo y se comprometieron a buscar soluciones en conjunto y no poner palos en la rueda.

Precisamente la elección de Arcioni en la persona de Touriñán tiene que ver con su buena imagen en el ambiente político luego de 40 años de militancia dentro del justicialismo, con una extensa trayectoria en la que fue concejal y convencional comodorense, tres veces diputado provincial -al menos 10 años de esos 12 fue presidente de bloque-, y un lapso en el que cumplió una importante función como ministro de Gobierno en la gestión del gobernador Martín Buzzi. También supo ser presidente del PJ del Chubut y en 2011 fue candidato a vicegobernador.

Previo a dar una respuesta, hay un punto clave a resolver a nivel familiar por parte de Touriñán, y tiene que ver con su estado de salud, que en varias ocasiones le impidió asistir a las sesiones en la Legislatura anterior, debido a que tuvo que someterse a intervenciones quirúrgicas y a permanentes controles de tipo cardiológico, por un inconveniente que se le generó en el ejercicio de la función, originado en un pico de presión durante la toma de Cerro Dragón, a mediados de 2012.

Superado ese tema, Touriñán deberá cerrar con el gobernador Arcioni dos aspectos: uno es la la libertad para armar su equipo de trabajo y la convocatoria a la gente de su confianza; y dos, la cuestión administrativa, ya que está ejerciendo un cargo como presidente de Petrominera, que tiene aval legislativo. Una opción es que renuncie para asumir como secretario general, para lo cual debería el gobierno enviar un nuevo pliego con otro nombre a la Cámara de Diputados; otra es que pida licencia por 6 meses para asumir en el nuevo rol por un lapso determinado; y la restante es que asuma como secretario general ad honorem, y siga a cargo de la petrolera chubutense.

Según el entorno de Javier Touriñán, la postura del dirigente comodorense es que “no le va a sacar el cuerpo a la jeringa”, y si el gobernador lo convoca para dar una mano, no va a escapar a esa responsabilidad. La chance que está descartada, es que no acepte el ofrecimiento porque está más cómodo en Petrominera. “Conociendo a Javier, por una cuestión ética, si no acepta el nuevo cargo, también renunciará a la presidencia, es lo que corresponde, aunque Mariano no se lo pida”, dijo uno de sus más cercanos colaboradores. Habrá que esperar entonces al fin de semana para saber el nombre del nuevo secretario con rol casi de Jefe de Gabinete, ya que después de esta sucesión de días feriados dijo el gobernador Arcioni que terminarán de conocerse los reemplazos de las dos bajas que hubo en su equipo, tanto en la Secretaría General como en Desarrollo Humano, que ya fueron oficializadas en el Boletín Oficial.