(ADNSUR) - El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, planteó, en el marco de la discusión del Gobierno Nacional y la Ciudad de Buenos Aires por la segunda ola de coronavirus, que "no se puede meter la política en el medio" porque "hay gente detrás de las estadísticas, hay familias que están sufriendo" y, subrayó, si la oposición no se da cuenta, es "muy grave".

"Parte del aprendizaje de la pandemia es que los casos se iniciaron en la Ciudad de Buenos Aires, después derramaron en el conurbano y luego en el resto del país", recordó.

Para el Jefe de Gabinete "lo que subyace y deberíamos discutir con más profundidad es si lo que pasó en estos últimos días nos va a seguir acompañando en la gestión de la segunda ola", en relación a la decisión de Juntos por el Cambio (JxC) de desmarcarse de las decisiones del Gobierno y desacatar sus mandatos.

"Una parte de la oposición decidió politizar la pandemia, las muertes, las vacunas; hace un tiempo era una minoría pero hoy parece ser más mayoritaria esa postura", juzgó sobre la postura del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de "judicializar la política sanitaria" y de "politizar la pandemia guiado por los sectores más reaccionarios de la oposición".

Para Cafiero, estos sectores "ven en la cantidad de casos (de coronavirus) y en la cantidad de muertes motivos para celebrar", pero también -agregó- "celebran que los contratos y las entregas de la vacuna se demoren".

"Son discusiones muy mezquinas, pero lamentablemente la oposición ha tomado ese camino", remarcó Cafiero, pese a que, por el contrario, "los vecinos le exigen a la política que salve vidas, no que esté pensando en la próxima elección".

"Nosotros vamos a poder rendir cuenta con aciertos y errores de cómo gestionamos la pandemia, y va a haber otros que no van a poder decir lo mismo", pronosticó.

Como contraposición al accionar de la dirigencia de JxC, Cafiero valoró la decisión del presidente Alberto Fernández de impulsar nuevas obras para sumar 1400 camas más y 400 unidades de terapia intensiva en todo el país, además del plan para adquirir nuevos respiradores.

Además, en el inicio de la segunda semana de restricciones dispuestas para evitar la saturación del sistema sanitario en el Amba, el Gobierno nacional sigue de cerca el movimiento de la curva de contagios, tras las marcas récord de contagios y fallecimientos de los últimos días.

Ayer, el Presidente advirtió que "las personas que se enferman" en la Ciudad de Buenos Aires "deambulan buscando cama y terminan atendidos en el Gran Buenos Aires".

"Hay una saturación de camas en la Ciudad y la Ciudad no toma en cuenta este dato. Las personas que se enferman (de coronavirus) en la ciudad de Buenos Aires deambulan buscando cama y terminan atendidos en el Gran Buenos Aires", dijo Fernández ayer en declaraciones radiales, en consonancia con los dichos de hoy de Cafiero.

"Nosotros vamos a cuidar a los argentinos y argentinas, a todos. Me parece que ahí está la diferencia", reafirmó el Jefe de Gabinete, quien aceptó que, de todos modos, "hay muchas cosas para explorar" y "si hay cosas para corregir hay disposición para hacerlo".

"Si hay algo que no ha hecho el Gobierno es encerrarse y pensar que tiene razón" en todo, declaró y resaltó que la gestión sigue negociando "con cada uno de los laboratorios para que nos entreguen más vacunas".

(Fuente: Telam)