RAWSON (ADNSUR) - Durante esta semana el gobierno envió notificaciones a todos los dirigentes gremiales que contaban hasta el momento con licencia y goce de sueldo, que debían incorporarse a sus puestos de trabajo, bajo apercibimiento de que si esto no se concretaba, se iba a considerar una falta injustificada y pasible de sanciones.

Luego de las cifras que circularon inicialmente que aludían a un número superior a las 600 licencias, datos chequeados por ADNSUR indican que en realidad se estaban abonando sueldos a unos 420 dirigentes gremiales, siendo los sindicatos de Atech, Sitraed, ATE y Luz y Fuerza, los que contaban con mayor cantidad de personas incluidas en este sistema.

Fuentes del gabinete consultadas sobre el planteo de falta de legalidad realizado por algunos referentes gremiales en declaraciones públicas, respondieron que el gobierno va a avanzar de todos modos y que en todo caso después se dará si es necesario una discusión en el ámbito judicial, más allá de que consideran que el tema es cosa juzgada desde 2002 por el Superior Tribunal de Justicia.

Por otra parte, trascendió que desde el Ministerio de Coordinación ya se iniciaron una importante cantidad de sumarios a empleados públicos que fueron identificados en tomas de edificios y cortes de ruta, y también en algunos casos de quienes no acataron la circular de baja de las adscripciones y no se reincorporaron a sus lugares de trabajo originales.