Luego de más de tres años sin hablar, el ex funcionario José López, condenado por trasladar y ocultar bolsos con 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, aseguró en las últimas horas que el "ya pagó" su condena y que alcanzó "el equilibrio para reinsertarme adecuadamente a la sociedad”.

"Yo cumplí con la justicia, yo ya pagué. Y por lo tanto, como ya pagué anticipadamente mi condena ante la sociedad, puedo demostrar que ya cumplí y que estos cinco años de haber estado detenido me permitieron alcanzar el equilibrio físico, psíquico y emocional que me permite reinsertarme adecuadamente a la sociedad”, aseguró el ex secretario de Obras Públicas de la nación durante el gobierno de Cristina Kirchner durante la última audiencia virtual, realizada ante los jueces del Tribunal Oral Federal 1 y a la que tuvo acceso Infobae.

En ese sentido, López consideró que la fianza impuesta por la Justicia para salir de prisión le es “de imposible cumplimiento”, pero realizó una promesa a los jueces en caso de que se le conceda salir de prisión bajo palabra o con una fianza menor, de 10 mil pesos: “Yo desde mi lugar les prometo que no les voy a fallar”.

Sin embargo, su pedido fue rechazado por el Tribunal, y su defensa deberá apelar para que la decisión judicial sea revisada.

Cabe destacar que anteriormente, a días de su detención, había asegurado que el dinero encontrado en los bolsos no le pertenecía.

“Ese dinero no es mío y cuando antes señalé que es dinero de la política es porque así me lo indicaron. Pero en realidad lo que quise referenciar es que ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar. No es una persona, sino varias y yo mismo no se quienes son todos, ni quiero saberlo”, repitió el 18 de agosto de 2018, durante su juicio.

Los jueces no le creyeron, y 10 meses después lo condenaron a seis años de prisión, la pena máxima por el delito de enriquecimiento ilícito, una condena que también alcanzó a su ex esposa y a empresarios considerados como sus testaferros.

Cabe destacar que tiempo después a su condena inicial se le sumó una segunda por tenencia de armas, y de los 7 años y medio de prisión totales se le descontaron dos meses debido a que realizó cursos y estudios en prisión.

En la última audiencia, realizada este mes de agosto, aseguró que su patrimonio "es inferior al 20 por ciento del monto fijado y todo está embargado, cautelado y bloqueado”, siendo la fianza fijada de 85 millones de pesos.

“Nos cotizaron montos imposibles de pagar. No tengo trabajo, no tengo ingresos y por ello no puedo pagar estas pólizas”, sostuvo.

"Ya estoy pasado cuatro meses del plazo para la libertad condicional y como se dice en la jerga carcelaria yo ya estoy pago, así dicen los muchachos, ellos quieren decir yo a la sociedad no le debo nada, yo cumplí con la justicia, yo ya pagué. Y yo les digo que en mi caso la Justicia me hizo pagar a mí la condena anticipadamente porque ya estoy pasado 120 días del plazo para la libertad condicional. Y como dijo este tribunal en muchas resoluciones la pena tiene un fin resocializador y por lo tanto como ya pagué anticipadamente mi condena ante la sociedad puedo demostrar que ya cumplí y que estos cinco años de haber estado detenido me permitieron alcanzar el equilibrio físico, psíquico y emocional que me permite reinsertarme adecuadamente a la sociedad”, agregó en ese entonces.

Y cerró: “Estoy convencido de que toda la situación de esta causa tiene que ser revisada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación por todos los motivos que fueron desarrollados en el juicio oral y por todos los recursos que fueron presentados por la defensora publica oficial”