RAWSON (ADNSUR) - Fue un día de los más agitados de los últimos tiempos en Casa de Gobierno, y parece que esto podría continuar mañana, a juzgar por los teléfonos que ardieron toda la tarde. La posible salida de la ministra de Familia, Cecilia Torres Otarola, cuestionada públicamente en una investigación de la justicia, desató una feroz interna en el gabinete, y la continuidad de Andrés Meiszner, el ministro más político del equipo que conduce Mariano Arcioni, pende de un hilo. Hace instantes, sobre el filo de las 22, el mismo funcionario dejó trascender que si es cierta la información de que la ex diputada sigue en el gabinete, él va a dar un paso al costado.

Así lo confirmó a ADNSUR, a través de la frase “es ella o yo”, porque según dijo, no va a tolerar integrar un gobierno que respalde a una funcionaria que tiene fuertes pruebas en su contra que la van a hacer pasible de una causa judicial que se estaría armando en breve, con una dura acusación de presunto fraude al Estado por la contratación de personas que se sospecha podría tratarse de “ñoquis”.

Esta tarde, a las 15, Meiszner y Torres Otarola tuvieron un encuentro, en el que el secretario general le dijo que se tenía que ir y dejar su lugar, pero la ministra se negó a presentar la renuncia “por la buenas”. Incluso Meiszner ya le había comunicado a Ariel Molina, intendente de Corcovado, que él iba a asumir en ese cargo. Pero después del encuentro, Torres Otarola se entrevistó con el gobernador Mariano Arcioni, y salió del despacho con la tranquilidad de que va a seguir en su lugar, con el respaldo del mandatario.

Ante esta situación, Meiszner sostuvo que no le queda alternativa que dar un paso al costado, en primer lugar por no compartir la continuidad de Torres Otarola, y en segundo, porque su rol quedó muy desdibujado ante sus pares, por haber hablado en nombre del gobernador y dado una orden que luego fue desmentida por el mandatario.

Mañana será otra jornada agitada, en la que Arcioni deberá tomar una decisión final, en la que parece no tener escapatoria: el gabinete no continuará de la misma manera y alguien quedaría afuera. La mayoría de los funcionarios consultados por esta columna, dijeron compartir que la salida de la ministra es lo más indicado tal como está la situación, y en cambio, un alejamiento de Meiszner se vuelve algo totalmente inesperado. Se vienen horas decisivas para la armonía del equipo del gobierno de la provincia. Pero ya lo dijo Arcioni en la última reunión de gabinete, su pensamiento es que “el cementerio está lleno de imprescindibles”.