CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El Senado convirtió en ley este jueves, la iniciativa que declara de interés nacional la donación de plasma, otra que regula la prescripción de medicamentos y estudios médicos a través de recetas electrónicas y sistemas de atención mediante plataformas digitales y una tercera que declara de “interés nacional” la lucha contra la fibrosis quística de páncreas.

Las tres normas fueron aprobadas en una sola votación con 67 votos, mientras que la ley sobre fibrosis quística tuvo tres abstenciones: las de Esteban Bullrich, Gladys González y Humberto Schiavoni, del PRO.

Mientras que los dos primeros recibieron media sanción este año en la Cámara de Diputados en el marco de la emergencia por el coronavirus; el tercero había sido aprobado por la Cámara baja en noviembre del año pasado y contó con el apoyo para avanzar en el Senado del presidente Alberto Fernández, pese a algunas críticas que recibió por parte de su ministro de Salud, Ginés González García.

El funcionario de la cartera sanitaria destacó la "buena intención" de la iniciativa, que establece que los tratamientos y medicamentos deberán incluirse en el Programa Médico Obligatorio (PMO), pero argumentó su difícil cumplimiento que crearía conflictos judiciales.

Las obras sociales y las entidades de medicina prepaga tendrán a su cargo con carácter obligatorio la cobertura total del 100% de todas las prestaciones que sean indicadas por médicos profesionales y que necesiten las personas con fibrosis quística de páncreas o mucoviscidosis.

También tendrán cobertura total todos los estudios de diagnóstico, tratamiento y control que se relacionen o deriven de la fibrosis quística de páncreas o mucoviscidosis, como también el diagnóstico y tratamiento de los órganos que sean afectados por el avance de la enfermedad.

Durante la sesión, el presidente de la comisión de Salud, el radical Mario Fiad, lamentó que la norma no pasó por la revisión de asesores ni por el debate en comisión sino que se trató directamente sobre tablas en la Cámara de Diputados.

Desde el oficialismo, el senador José Neder destacó el "impulso" dado a este proyecto por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al pedir el apoyo para la iniciativa y ponderó que el gobierno y el Presidente "marcaron coherencia al recuperar el Ministerio de Salud en el inicio de su gestión".

En tanto, el senador Dalmacio Mera, también del oficialismo, negó diferencias entre el Presidente y González García y aclaró que el ministro no planteó discrepancias con la esencia de la ley.

En tanto, el proyecto de donación de plasma, que en Diputados había sido impulsado por el titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, impulsa la creación de una Campaña Nacional para la Donación de Plasma Sanguíneo de pacientes recuperados de coronavirus de todo el país.

Además, establece una licencia especial para los y las donantes bajo relación de dependencia de dos días por cada donación de plasma que realicen y procura garantizar el traslado de aquellos pacientes recuperados de Covid-19, aptos para ser donantes de plasma y que no tengan los medios para realizarlo.

Por último, la iniciativa que regula la prescripción de medicamentos y estudios médicos a través de recetas electrónicas y sistemas de atención mediante plataformas digitales, permite la prescripción de medicamentos y órdenes de estudio de recetas electrónicas, que pueden ser redactadas y firmadas a través de plataformas de teleasistencias.

También fija que "los medicamentos prescriptos en receta en formato electrónico o digital deberán ser dispensados en cualquier farmacia del territorio nacional, servicios de farmacia de establecimientos de salud y establecimientos del sector salud habilitados para tal fin, acorde a las disposiciones vigentes".

El presidente de la comisión de Salud, el radical Mario Fiad, destacó durante la sesión el consenso logrado para esta ley y declaró que "no hay duda de los avances en lo que respecta a la salud digital" ya que achican "las brechas de inequidades para poder llegar a zonas alejadas" porque "muchas veces el factor critico de la distancia dificulta ese acceso a la salud".

Fiad marcó observaciones que "serán salvables", dijo, en la reglamentación como las que mencionan la entrega de medicamentos en establecimientos habilitados algo que generó preocupación para asociaciones de farmacias.