RAWSON (ADNSUR) - Esta semana ingresó a la Cámara de Diputados el Proyecto 69/20, enviado por el Poder Ejecutivo, que consta de 41 artículos y un anexo, y que en estos días el ministro de Seguridad, Federico Massoni, está presentando de manera personal a cada uno de los bloques, junto con el proyecto de Tolerancia Cero en alcohol y estupefacientes para los autromovilistas.

El argumento de Massoni es que esta ley sería fundamental en el combate contra el narcomenudeo, donde se registran habitualmente violentas peleas por el territorio y los ‘ajustes de cuentas’ con un alto saldo de heridos y víctimas fatales. El funcionario remarcó que se pretende aumentar los hallazgos de cocaína en los allanamientos, contar con un mayor respaldo por parte de los Fiscales y una especificidad operativa e investigativa teniendo en cuenta que los delitos contra el narcotráfico se investigan bajo la órbita del Juzgado Federal y esto limita su accionar.

En sus fundamentos, el proyecto señala: “Acontecimientos de extrema violencia asociados a la disputa entre bandas por el mercado local coligadas también con otros delitos complejos han expuesto que –así como en el resto del país y el mundo- las categorías de países de tránsito, consumo y producción ya no definen los cuadros de situación sino que nos hallamos ante una lógica de hechos en los que difícilmente pueda disociarse tránsito y comercialización, la que además presenta una tendencia ascendente en volumen de mercadeo, expansión territorial y complejidad organizacional de los actores involucrados que redunda en delitos pluriofensivos”.

Y se agrega: "Esa pluriofensividad trae a colación que una política estatal sobre drogas debe ser igualmente agresiva en el plano de la reducción de la oferta como en el desincentivo de la demanda y cuyos indicadores epidemiológicos de eficacia se traducen en las tasas de prevalencia de consumo tanto de aquellas drogas que no están reguladas como de las que sí lo están”.

Finalmente, se consigna: “Con el marco jurídico devenido de a adhesión a la desfederalización parcial de la competencia penal en materia de drogas se da cuenta en la propuesta que es la creación del cuerpo especializado para la planificación, coordinación e implementación de las acciones de la estrategia provincial contra el tráfico y la comercialización ilegal de estupefacientes y delitos conexos: la Unidad Antinarcóticos del Chubut (UACh)”.

COMPETENCIA

En el artículo 2, se explicita que la competencia material apunta al menudeo de narcóticos, e incluirá “el comercio con estupefacientes, precursores químicos o cualquier otra materia prima para su producción, la fabricación o la tenencia con fines de comercialización o de distribución o la donación en pago o el almacenaje o transporte cuando el comercio, la entrega, el suministro o la facilitación de estupefacientes se encuentren fraccionados en dosis destinadas directamente al consumidor”. También se abarca “la entrega, suministro, aplicación o la facilitación a otro de estupefacientes a otro de título oneroso o gratuito siempre que los estupefacientes se encuentren fraccionados en dosis destinados directamente al consumidor”.

En el inciso c), se hace mención a la “siembra, cultivo de plantas o guarda de semillas, precursores químicos o cualquier otra materia prima para producir o fabricar estupefacientes o elementos destinados a tales fines”.

En otros artículos, se señala a la “falsificación de las recetas médicas sin autorización del profesional responsable de la matrícula” y el “suministro por parte de personas autorizadas para la venta de sustancias medicinales en especie, cantidad y calidad no correspondiente a la receta médica”.

FUNCIONES

El artículo 13 precisa las funciones de la Unidad Antinarcóticos entre las que se destacan “la asistencia al Ministerio de Seguridad en el diseño de planes y programas provinciales y estrategias de intervención contra el tráfico ilegal de estupefacientes”, “desarrollar las tareas de investigación para la acción penal”, “desarrollar protocolos de actuación”, “proponer el dictado de reglamentaciones internas”, “coordinar las relaciones e investigaciones con otros organismos”, “integrar grupos especiales de investigación y operaciones conjuntas”, “patrocinar convenios con entidades nacionales e internacionales que incluyan el Lavado de Activos y la Información Financiera”, “centralizar la información provincial de inteligencia criminal”, “participar junto a otros organismos de las políticas públicas para la reducción de la demanda de estupefacientes”, “mantener actualizados el registro de laboratorios, farmacias y otras empresas que guarden vinculación directa e indirecta con sustancias que pueden ser elaboradas en la fabricación de estupefacientes”.

En el artículo 15, se agrega que el “Ministerio de Seguridad se conformará como organismo depositario de los vehículos secuestrados por disposición judicial resultantes de la intervención de la Unidad Antinarcóticos”.

REQUISITOS PARA EL CARGO

La Unidad Antinarcóticos del Chubut estará a cargo de un Director General con rango equivalente al Jefe de Policía designado por el Poder Ejecutivo y su desempeño será –anualmente- evaluado por el Ministerio de Seguridad.

Se explicita además que hasta que se conforme el cuerpo específico de agentes de esta nueva unidad, se conformará el equipo con actuales integrantes de la policía provincial, por un lapso estimado de dos años.

“La formación profesional de los funcionarios de la Unidad se realizará en la Escuela de Formación y Capacitación de la Unidad Antinarcóticos que estará bajo la dependencia del Ministerio de Seguridad y la que también desarrollará el dictado de cursos de actualización y perfeccionamiento constantes de los integrantes de la Fuerza Especial” señala el Proyecto en su tramo final.