CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El ministerio de Economía de la Nación anunció en la noche de este viernes que envió al Congreso un proyecto de Ley para impulsar el ahorro y la inversión en pesos mediante un incentivo especial: exenciones a los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales.

La idea de la cartera que conduce el ministro Martín Guzmán es complementar este proyecto con otro, que enviará en los próximos días, donde se fomente puntualmente las inversiones en el sector de la construcción y los desarrollos inmobiliarios, a tono con los reclamos que desde hace tiempo viene planteando ese sector de la economía.

Los puntos principales del proyecto enviado al Parlamento son estos:

- Se amplían las exenciones en el impuesto a las Ganancias y sobre Bienes Personales para los activos de inversiones financieras en moneda nacional con el objetivo de promover el ahorro en moneda nacional y desarrollar el mercado de capitales y créditos-

- Exención de impuesto a las Ganancias de para los intereses de los depósitos en pesos con cláusula de ajuste (por ejemplo, plazos fijos UVAs) y el rendimiento de las colocaciones en instrumentos emitidos en moneda nacional destinados a fomentar la inversión productiva.

- Exención en Bienes Personales para los siguientes instrumentos: Obligaciones negociables emitidas por empresas argentinas; Instrumentos emitidos en moneda nacional destinados a inversión productiva; Participación en fondos comunes de inversión y fideicomisos financieros que inviertan mayoritariamente en activos exentos (75%).

Al mismo tiempo, se estableció lo que se denominó una “Cláusula anti elusión”, es decir que determina un tiempo de permanencia mínima de los activos en el patrimonio para acceder a las exenciones de Bienes Personales (75% de la cantidad de días al año).

La cartera económica está convencida que la profunda crisis de confianza que domina hoy a los empresarios y los consumidores se puede solucionar incentivando el ahorro en moneda nacional, justo lo que están repudiando los empresarios, inversores y ahorristas desprendiéndose del peso, ya sea consumiendo bienes y servicios o intentando convertirlos en dólares.

Esto explica, por caso, la disparada de los dólares alternativos, legales o no. En un mercado sin regulaciones oficiales, la gente hoy está dispuesta a pagar entre 155 y 178 pesos un billete que en el mercado oficial se compra -el que puede- a 80 pesos. O con un cupo de 200 dólares por mes, y con impuestos incluidos, a 135 pesos.

Guzmán habló este viernes de facilitar las operaciones bajo la modalidad "contado con liquidación", un mercado en el que operan sobre todo empresas e inversores que tienen pesos y quieren transformarlos en dólares pero depositados fuera del país. Ese mercado se empezó a recalentar desde hace un mes, por una normativa del Banco Central que, se dice, Economía estaría dispuesto a desarmarla. El mercado aguarda esos anuncios, que por ahora no aparecieron. 

Fuente: Clarín