COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR /Informe Exclusivo) - Restando poco más de tres días para la presentación de listas de candidatos a diputados nacionales así como a intendentes y concejales de 14 municipios, con vistas a las elecciones primarias del próximo 11 de agosto en Chubut, se van diluyendo las posibilidades de arribar a una lista de unidad entre el arcionismo y el frente conformado por el justicialismo y el partido de los Camioneros, como también una única lista de consenso dentro de Juntos por el Cambio.

Recién arribado al valle este miércoles por la tarde, el intendente comodorense Carlos Linares se apresta a mantener una serie de reuniones en las próximas horas con la dirigencia del justicialismo provincial y también  -como se anticipó la semana pasada desde esta columna- tiene prevista una reunión con el gobernador Mariano Arcioni. El tema central será el cierre de listas municipales en Comodoro Rivadavia y también la lista de diputados nacionales.

Aunque a muchos pueda parecer extraño que los dos últimos rivales que pelearon mano a mano la gobernación hasta hace 15 días se vean cara a cara, sus voceros insisten en que son hombres de diálogo, y que jamás se negarán a tomar un café al menos para escuchar que es lo que el otro dirigente tiene para proponer. El encuentro es lógico además, si se tiene en cuenta que detrás de la convocatoria, como impulsores, están los integrantes del sindicato de Petroleros Privados, quienes pretenden una fórmula fuerte para que el peronismo se asegure la continuidad al frente de la intendencia comodorense.

Sin embargo, ese acuerdo que en algún momento se pensó como posible entre los dos hombres que hoy muestran mayor cantidad de votos en la provincia, parece alejarse con el paso de las horas porque hay condicionamientos o bolillas negras, que a todas luces tornan imposible la unidad. Una de ellas es el candidato indiscutible a intendente que va a apoyar Linares, que es su actual vice, Juan Pablo Luque: un nombre que no cuenta con el aval de Arcioni ni tampoco de los petroleros, que de mantenerse así las cosas, van a presentar un candidato propio dentro de las PASO del justicialismo.

Este candidato del sindicato de “Loma” Ávila no será Martín Buzzi, quien como ya se anticipó desde esta misma columna, deberá ir por fuera del justicialismo y del arcionismo con un partido municipal: se trata de Fuerza Comodorense, de Carlos Jurich. Es decir que el ex gobernador dará ventajas al ir con boleta corta, lo que quiere decir, sin candidatos a Presidente ni a diputados nacionales.

OTRO IMPEDIMENTO

El otro impedimento que aleja toda posibilidad de acuerdo entre el actual gobernador reelecto y la dirigencia del PJ, por más que desde Buenos Aires pueda llegar una indicación para agotar los esfuerzos por la unidad, tiene que ver con la figura del dirigente Camionero, Jorge Taboada, quien ahora debe renovar su banca en el Congreso y es número puesto para repetir. Su figura es totalmente resistida dentro de los despachos de Fontana 50, pero a estas alturas parece imposible de bajar, teniendo en cuenta el peso que su partido tiene dentro de los trámites necesarios para oficializar las listas dentro de este frente electoral.

En efecto, según se pudo conocer en las últimas horas, el reglamento presentado por la alianza llamada Frente por Todos, y avalado por la dirigencia del PJ, es que las listas para diputados nacionales en Chubut, deben contar indefectiblemente con un 10 % de avales del partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo. Es decir que hay que tener a la décima parte de los afiliados del partido que conduce Hugo Moyano, un padrón guardado bajo siete llaves y que dicen que si se lo pide en la sede del PJ –donde funciona la alianza- nadie lo conoce.

Con este requisito, Taboada pasó a tener el poder de veto, dado que una lista que no cuente con su bendición no podrá presentarse por falta de avales. Así las cosas, todo parece indicar que habrá una única lista que acompañe a la fórmula Fernández-Fernández dentro del peronismo chubutense, y será la que tenga al dirigente camionero entre sus candidatos.

Más allá de todo esto, también reconocen en ambos frentes que estos intentos de unidad llegan tarde, porque al estar cerrado el plazo de alianzas, ya no puede haber modificaciones, por lo que sería muy difícil definir por qué lista se presentarían los candidatos de la unidad.

NO TAN JUNTOS

Otro de los frentes electorales es Juntos por el Cambio, que integran la UCR y el PRO, y todo parece indicar a estas alturas que tampoco habrá una lista de unidad. Sin dudas fue la alianza que más costó cerrar, y que se conformó luego de una ardua reunión que se prolongó hasta la madrugada, luego de la cual los apoderados llegaron sobre la hora a presentar en la justicia electoral.

La discusión pasaba por el cierre de listas “oficiales”, es decir con el aval del gobierno nacional, tanto en diputados como en los principales municipios. En el caso de diputados, la dirigencia del radicalismo terminó aceptando que sea encabezada por una joven figura del PRO de la zona del valle, como Ignacio “Nacho” Torres, quien ya viene instalado como candidato hace varios meses y tiene el respaldo de los armadores nacionales cercanos al presidente Mauricio Macri. Esa lista se completaría con una candidata mujer de Comodoro Rivadavia y un hombre de la cordillera, y dicen que sería de extracción mixta, es decir, provenientes del radicalismo.

Este cierre no cayó bien entre gran parte de militantes y dirigentes radicales que se resisten a dejar el lugar protagónico al PRO, y que en mucho casos reniegan de la continuidad de esta alianza en Chubut, porque no comparten las políticas llevadas adelante por el gobierno nacional en la región, que además creen son el motivo por el cual los votantes le negaron toda chance a Gustavo Menna en el último turno electoral.

Con este panorama, circulan todo tipo de versiones de listas que podrían a llegar a presentarse de radicales opositores a la alianza oficial, como los actuales diputados Eduardo Conde y Jaqueline Caminoa, y el actual vicepresidente del partido y dirigente del Frach, Orlando Vera. Nadie podrá impedir a estas figuras de la UCR que si reúnen los avales, se puedan presentar, pero de lograrlo, se encontarán con un panorama difícil: deberán ir con boleta corta.

Esto quiere decir que -de cumplirse este dato- la fórmula Macri-Pichetto, a la única lista que permitiría ir adherida en la boleta en Chubut es a la que encabece Naco Torres, a la que aportará todo el aparto y la estructura nacional para la campaña, obligando a sus competidores a ir con una boleta solamente de diputados nacionales, y debiendo realizar una campaña escasa de fondos y fiscales. Claro que si esto ocurre, y esa lista oficial es la que finalmente llega a octubre, “que después esperen nuestra devolución de gentilezas”, advirtió un desencantado dirigente radical.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!