RAWSON (ADNSUR) - En las reuniones celebradas ayer miércoles entre autoridades de la casa, diputados y representantes del gremio de empleados legislativos, la única certeza que quedó manifestada fue que las medidas de fuerza van a continuar hasta que no perciban los haberes los trabajadores del cuarto rango. Es decir que no se pudo confirmar si la sesión inaugural para abrir un nuevo periodo de Sesiones Ordinarias con el discurso del gobernador Mariano Arcioni se va a hacer el próximo lunes por la mañana, como estaba previsto en un comienzo, dado que el gobierno no pudo dar una fecha precisa para el depósito de los haberes de enero que aún están pendientes.

Pero a esta incertidumbre, se sumó este jueves la confusión que generaron las invitaciones cursadas por el área de Ceremonial y Protocolo del Poder Ejecutivo, que llegaron a varios medios y empresas, fijando para el próximo martes 3 de marzo a las 16 horas el inicio de la sesión inaugural. El dato se conoció durante la mañana y en un primer momento había dejado absortas a las autoridades de la Cámara de Dioutados, que no salían de su asombro porque nadie les había advertido al respecto.

Ante esta demora en el pago de sueldos y la continuidad del paro en la Legislatura, tanto el vicegobernador Ricardo Sastre como los presidentes de los tres bloques, Juan País, Adriana Casanovas y Manuel Pagliaroni, afirmaron ayer que preferían agotar la instancia de diálogo, pero no desarrollar la apertura de sesiones en conflicto con el personal, por lo que el objetivo es que se levante el paro como condición excluyente.

Como se está en medio de una instancia de negociación, la convocatoria del gobierno que se conoció en las últimas horas a través de tarjetas que a fijaban un día y un horario, que para colmo eran diferentes a los estipulados originalmente, sumó más caos a una situación de por sí incierta. Por esa razón, esta invitación al parecer habría quedado momentáneamente desactivada, a la espera de definiciones que podrían darse en el día de mañana.

La cuestión a dirimir, si no se deposita la plata de los sueldos, es si la sesión se postergará una semana más o si se va a realizar de todos modos, a pesar de las medidas de fuerza del personal, algo que lo diputados no quieren hacer. Es decir, un acto protocolar e institucional que por primera vez se ve afectado por la incertidumbre que genera el estado financiero de las cuentas provinciales.