BERLIN (ADNSUR) - La canciller alemana, Angela Merkel, admitió este sábado que las medidas dispuestas debido a la pandemia del coronavirus representan un "gran esfuerzo" para las familias, pidió un poco más de paciencia y dijo que el país "todavía no está preparado para poder reabrir las guarderías y las escuelas" pese a a leve baja de casos.

"Evitemos el contacto y, cuando no pueda evitarse, mantengamos la distancia, sigamos las normas de higiene y usemos mascarillas", enfatizó la dirigente en su podcast semanal.

Alemania mantiene una serie de restricciones que continuarán al menos hasta el 14 de febrero y desde hoy rige la prohibición de viajes desde países afectados por las mutaciones del virus.

Alemania no reabrirá las escuelas: "Todavía no estamos preparados", dijo Merkel

"Todavía no estamos preparados para poder reabrir las guarderías y las escuelas", señaló Merkel sobre los establecimientos que están cerrados desde mediados de diciembre y señaló que reabrirán "para devolver a los niños una parte de su vida cotidiana y aliviar la carga de las familias".

Alemania registró en las últimas 24 horas 12.321 casos de coronavirus y 794 muertes ligadas a la Covid-19, una leve baja respecto a los números de días anteriores, precisó hoy la cadena DW. Merkel hizo hincapié en que si bien el número de infecciones está disminuyendo, existe un peligro muy real por las variantes del virus altamente contagiosas.

Merkel destacó la gran fortaleza que requiere por parte de los padres cuidar y enseñar a los niños en casa. "En el Gobierno somos muy conscientes de lo dura que es en este momento la vida cotidiana para muchos padres y niños. Ninguno de nosotros lo subestima", acotó en declaraciones que reproduce la agencia de noticias Europa Press.

La Canciller también señaló que es muy "amargo" que los niños y jóvenes tengan que prescindir actualmente de muchas cosas que son tan importantes en esta etapa de sus vidas, como reunirse con amigos o practicar deportes.