RAWSON (ADNSUR) – El presidente del Instituto Autárquico de Colonización y Fomento Rural (IAC), Máximo Pérez Catán, manifestó ante la posibilidad de ocupar un cargo en la Secretaría General de la Gobernación que "como todos los que somos parte del gabinete, estamos a disposición y hemos comprometido nuestra participación y apoyo. Estamos para sumar en un momento de crisis de la provincia”, dijo en contacto con ADNSUR. 

“Es cierto que el gobernador maneja los tiempos y está diseñando el modelo de gestión de gabinete y hay que esperar esas definiciones. Con ésas irán viniendo las otras con las características necesarias para que cada uno desempeñe su función. Estoy muy cómodo en el IAC y cuando (el fallecido ex gobernador Mario) Das Neves me convocó, me planteó la necesidad de pensar el IAC del futuro o el fin”, indicó.

Resaltó que también “tiene una cuestión casi sentimental porque mi papá era ministro de Economía cuando se creó el IAC y era el responsable no solo de su diseño sino de su conducción”.

Con el gobernador Mariano Arcioni “hemos hablado poco pero hablamos, y deslizó la posibilidad de agilizar el sistema eliminando el Ministerio de Coordinación y creando las dos Secretarías para de alguna manera darle otro volumen a la gestión. Quedamos en que todavía faltan varias cosas intermedias. Entre ellas toda la cuestión del diseño y de la redacción de la futura ley de ministerios que es una tarea técnica que está llevando adelante con el doctor (Sergio) Mammarelli” y agregó que “no quiero ser descortés pero me cuesta opinar de algo que le corresponde al gobernador”.

En otro orden, planteó que “creo que no hay nadie que gobierne y mida su éxito ajustando. La Argentina está pasando por un momento complejo. En la Patagonia estamos esperando el segundo semestre y obviamente eso condiciona en una República Argentina que tiene pendientes medidas o leyes que garanticen las autonomías de las provincias”.

“Pareciera ser que hacia el segundo semestre tendríamos un repunte o la posibilidad de un repunte en un incremento del volumen de producción de petróleo, tendríamos un petróleo que se está estabilizando en los 70 dólares y un aumento del dólar que nos permitiría tener mayores niveles de ingresos. Es un escenario que ha mejorado y pudiera permitir al gobierno estar más desahogado a final de año o principio de 2019”, sostuvo..

APOYO A ARCIONI

Consultado sobre la relación entre el gobierno y el partido, Pérez Catán informó que “la preocupación es porque necesitamos fortalecer el espacio político, necesitamos obligarnos a una autocrítica que nos permita reposicionarnos de cara al ciudadano común y estoy dispuesto a ser parte de la conducción del partido para lo que significa la resignificación del dasnevismo en los espacios políticos”.

“Quiero asumir ese desafío pero la presidencia, que es un poco la frutilla del postre y el picante que a los periodistas más les interesa, es una cuestión que se define una vez que está terminado el proceso electoral”, aseguró.

Manifestó que “necesitamos homogeneizar lo que tenemos como expectativa y ambición como espacio político, cosas que hemos logrado concretar en otras épocas con lo que es posible y colaborar en aportar al gobernador desde la experiencia e impronta política; aportar ideas para atravesar la crisis y tratar de salir de la situación angustiosa, no sin defender que esto es una provincia con un alto nivel de calidad de vida respecto al promedio en la Argentina”.

"Creo que en todos mayoritariamente hay una ambición o deseo de que Arcioni sea capaz de conducir el Estado y apoyarse en la experiencia de los dirigentes del partido para atravesar esto de la mejor manera. También es cierto que necesitamos homogeneizar la estructura partidaria”.

Pérez Catán indicó que “tenemos que defender todo lo bueno que hicimos e ir por aquellos que nos ayude a salir de la situación de crisis que es de ahogo financiero porque no nos podemos seguir endeudando para atender las demandas y una crisis económica porque la recaudación de las actividades económicas no permiten sostener los servicios que el Estado brinda”.

Y agregó que “es entendible la bronca porque todos los hechos de corrupción, incluidos lo de Chubut, despiertan en el ciudadano común un sentimiento de enojo y de traición a la confianza depositada. Creo que sin ninguna duda tenemos una impronta política y un alineamiento ideológico y modo de poder demostrar las conquistas y logros concretos que existen producto de la aplicación de este plan de gobierno y modo de entender la política y gestión que debemos de revalorizar y salir a recuperar la confianza del ciudadano”.