RAWSON (ANUSUR) - En el ambiente político hay mucha expectativa en torno a la reunión que se va a desarrollar mañana jueves, en lugar y horario por ahora desconocidos, entre los 16 diputados electos por Chubut al Frente que van a asumir el 9 de diciembre y el futuro vicegobernador, Ricardo Sastre. Muchos van a conocerse las caras por primera vez, aunque ya ha habido en estos días muchos llamados telefónicos para “rosquear”, como se dice en la jerga, y ver como viene el poroteo en torno a las cuestiones a definir. La presidencia del bloque será un nuevo round entre Mariano Arcioni y su compañero de fórmula, en una votación en la que van a dirimir quién tiene más poder dentro del bloque. ¿Será elegido como titular de la bancada el joven abogado Juan Pais, propuesto por Arcioni y Petroleros, o puede imponerse el nombre de la sastrista Xenia Gabella, en un acuerdo con el madernismo y otros actores del bloque?

La cuestión es si habrá una disputa feroz o si los actores van a preferir el consenso y no agotar las fuerzas de entrada. En lo que no parece haber mucha discusión es en los secretarios habilitado y legislativo, dos puestos clave en lo administrativo y el manejo de las sesiones de la Legislatura, que según habrían acordado Arcioni y Sastre, iban a quedar a criterio del vicegobernador. Dos nombres suenan con fuerza al día de hoy, pero que deberán confirmarse en las próximas horas: como habilitado, el ex diputado dasnevista y ex subsecretario de medios, Rubén “Menen” Fernández; como legislativa, una mujer que ya ocupó el cargo en la gestión de Mario Vargas, cuando Sastre era diputado entre 2007 y 2011: Paula Mingo.

Donde sí hay mucho ruido en lo previo es en la presidencia del bloque, un rol fundamental como nexo con el gobierno dentro de la mayoría para llevar adelante en la Cámara las propuestas del Ejecutivo. En ese lugar, Arcioni quiere al abogado Juan Pais, hijo del senador Mario Pais que encabezó la lista y que tiene buena relación con los gremios petroleros. Por el lado de Sastre, sus allegados reconocen que el nombre que le gustaría sería el de su actual viceintendenta y presidenta del Concejo Deliberante de Puerto Madryn, Xenia Gabella.

Ante esto hay dos alternativas: la primera sería consensuar, y directamente designar a Gabella como vicepresidenta primera de la Cámara, un rol importante si se tiene en cuenta que es el reemplazo natural de Sastre cada vez que el vicegobernador está ausente, y dejar la presidencia del bloque en manos de un hombre del gobernador, al menos para los primeros meses de la gestión. La otra opción es pelear voto a voto entre los 16, y ahí la disputa se pone interesante. ¿Cómo sería la relación de fuerzas a priori? Sastre cuenta con tres diputados propios, que son además de Gabella, Miguel Antín y Mariela Williams; el intendente trelewense, Adrián Maderna, tiene tres también, y puede ser árbitro de la discusión: Leila Lloyd Jones, José Giménez y Ángel Tirso Chiquichano; al gremio de Petroleros pertenecen dos legisladores: Carlos Gómez y Emiliano Mongilardi; después hay diputados de extracción sindical, como María Cativa, de los bancarios, y Gabriela De Lucía, de Empleados de Comercio.

En tanto, el gobernador Arcioni tiene fuerte ascendencia en el mismo Pais, y también en la ex ministra de Educación, Graciela Cigudosa, en la actual diputada Zulema Andén y en el médico cordillerano, Pablo Noveau. Y dos nombres dejan una incógnita, aunque a priori responden al sector de Arcioni, como la suspendida intendenta de Rawson, Rossana Artero, y el actual diputado, Roddy Ingram, cuya relación con Arcioni quedó resentida a causa de no haberlo propuesto para la presidencia, y que en los últimos días ha recibido llamados de Sastre.

LOS INTERBLOQUES

A esta altura es una incógnita aún cómo puede darse la relación de fuerzas dentro de una Cámara que arrancará con 16 diputados de Chubut al Frente, 8 del PJ y 3 de Cambiemos. Pero está instalado como algo que no sorprendería a nadie, que esta estructura original no dure mucho tiempo, y los bloques se partan hacia adentro, o formen interbloques entre sí. De hecho, es algo que viene ocurriendo en las últimas Legislaturas y que llegó al ejemplo más extremo en la actualidad, donde hay tres bloques unipersonales (Di Filippo, Brúscoli y Torres Otarola), y dos bloques dentro del PJ (con el sector del macarthysmo), además del Chusoto y Cambiemos. Originalmente eran 3, y hoy se cuentan no menos de 7 bloques en la Cámara, un exceso que está al filo de lo reglamentario y que no refleja el voto de los electores en 2015.

Pero como es una práctica habitual, lo más seguro es que los bloques originales que asumirán este 9 de diciembre no se mantengan por mucho tiempo. Lo que sí parece una exageración, de acuerdo a lo que esta columna habló con futuros integrantes de los bloques del arcionismo y del justicialismo, es que se pueda llegar a armar un bloque de 24 legisladores con el paraguas del Frente de Todos, tal como fue anunciado en las reuniones de un grupo de dirigentes en Buenos Aires. “Pura sanata para la foto, yo lo veo casi impracticable”, reconocieron en off varios miembros de estos bloques que asumirán en los próximos días.

En todo caso, lo que podría haber, según reconocen, es una buena sintonía entre ambos bloques que acompañarían algunas medidas en el inicio de la gestión, pero no mucho más. Todo dependerá de la integración de figuras del PJ al futuro gabinete de Arcioni, y a quién conduzca además el bloque peronista en la Cámara, ya que hay perfiles bien marcados y definidos: una cosa es el trevelinense Carlos Mantegna, quien tiene un buen diálogo con el gobierno y una actitud colaborativa, y otra muy distinta sería que la presidencia la ocupara por ejemplo el madrynense Carlos Eliceche, de nula relación con Arcioni. Pero el perfil de ese bloque se empezará a conocer más adelante, ya que en ese caso, los caciques también son varios, y la reunión no siquiera fue convocada.