CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Durante una sesión extraordinaria convocada por el Concejo Deliberante de de Caleta Olivia, tras conocerse dos denuncias de violencia de género en su contra, el concejal Cristian Bazán fue suspendido. El edil dijo que se trató de "una jugada política. ¿Quiere la banca? Se la dejo con un moño", expresó.

Este fin de semana se conoció la denuncia que tres testigos radicaron ante el Juzgado de la Familia acusando a Bazán de golpear a una mujer en una cervecería. Enseguida salió a la luz una segunda denuncia realizada en agosto de 2019, en la que también se lo acusa de violencia de género. Según publica La Opinión Austral, en ese entonces, el concejal ocupaba el cargo secretario de Servicios de la Municipalidad de Caleta Olivia, en la gestión de Facundo Prades.

En ese marco, el Concejo Deliberante de la ciudad del Gorosito decidió convocar a una sesión extraordinaria. Allí, Bazán intentó hacer una defensa de los hechos denunciados apuntando contra una supuesta "operación política".

"Nos estamos manejando por presiones mediáticas o una jugada política", dijo ante la presidencia del Concejo y con la supuesta víctima sentada detrás, y consideró que la denuncia de las tres testigos se trató de "una operación política para sacarme del medio. ¿Quiere la banca? Se la dejo con moño", disparó.

Además, apuntó contra la abogada de las testigos, Pamela Pérez, contra los medios de comunicación y el arco político. "Voy a ir contra todos los que quisieron sacarme. Armaron un castillo de arena que hace 48 horas comenzó a caerse", agregó y anticipó que iniciará "acciones legales".

Por 4 votos a 1, el Concejo Deliberante de Caleta Olivia resolvió suspender a Cristian Bazán, sin goce de haberes, hasta tanto se resuelva su situación procesal.