ESQUEL -  Este jueves se realizaron dos audiencias por sistema de video conferencia para tratar la continuidad de la presión preventiva de los imputados por el robo perpetrado contra unos turistas italianos el pasado 17 de febrero. Al finalizar la audiencia, la jueza interviniente determinó que los dos imputados sigan con prisión preventiva.

El hecho que se les imputa ocurió el pasado 17 de febrero cuando un grupo de turistas italianos se trasladaban a bordo de una camioneta Mercedes Benz, en un tour turístico proveniente de la ciudad ed Trelew, por Ruta 25. A la altura del km. 487, aproximadamente a las 18.30 hs., realizan una parada de visita turística al lugar, estacionando dicho rodado a la vera del camino.

Al disponerse a continuar su viaje se acerca una pick up VW Amarok, color blanca, descendiendo de la misma Cristian Ricardo Riveras y Juan Pablo Lucero, portando uno de ellos un arma de fuego, aparentemente pistola, exigiéndoles a los damnificados la entrega de dinero y pertenencias personales varias. Golpean con el arma a una de las víctimas produciéndoles lesiones leves, para luego maniatarlos y emprender su fuga en dirección a la localidad de Tecka, habiéndose recuperado solo parte de los elementos y dinero sustraídos.

Los investigadores pudieron determinar que para  perpetrar tal accionar delictivo los autores habrían contado con la colaboración de Juan Pablo Córdoba, quien habría aportado los datos del recorrido del tour turístico con detalle de salida, paradas, velocidad del móvil que los llevaba e itinerario, acompañando dicha información con una fotografía del vehículo en el cual se trasladaba el contingente turístico, ayuda esta sin la cual, no podría haberse realizado el robo agravado.

En la primera la defensa consintió la continuidad de la prisión preventiva hasta contar con un informe del Cuerpo Médico Forense y un informe social, con los que pretenderá requerir la morigeración de la medida. En horas de la tarde, Fiscalía pidió la continuidad de la prisión preventiva del chofer imputado, con la oposición de la defensa, la juez Fernanda Révori hizo lugar al pedido de la fiscal María Bottini y la funcionaria Ruth Monge, renovando la prisión preventiva hasta la audiencia preliminar.

El mismo equipo fiscal participó de ambas audiencias realizadas por el sistema de audiencias con asistencia remota. En la primera no hubo discusión sobre la medida, acordándose que la defensa consiente su continuidad hasta contar con elementos que le permitan aportar elementos que hasta el momento no se hubieran considerado, como lo es la salud del imputado y las características del domicilio en el que residiría durante el proceso.

El partícipe necesario continúa en prisión preventiva

La situación del chofer que fue imputado como partícipe necesario en el robo, fue discutida en una extensa audiencia que se prolongó por casi tres horas, interrumpidas por un cuarto intermedio en el que la juez Fernanda Révori analizó los planteos de la Fiscalía y de las abogadas de confianza del imputado. Bottini y Monge repasaron las evidencias que vinculan a Córdoba al robo de los turistas italianos, repasaron los elementos que llevan a la Fiscalía a considerar el riesgo de fuga y el de entorpecimiento de la investigación. Entre numerosas consideraciones, Bottini planteó que no puede disponerse una medida que dependa de la predisposición del imputado ya que con su participación en el hecho falló a la confianza, no solo del grupo de turistas que transportaba, sino también de su propio empleador. La acusadoras pidieron que la medida continúe hasta la audiencia preliminar.

Las abogadas Mercedes Alberdi Torrejón y Laura Campo Fierro se opusieron a la continuidad de la prisión preventiva argumentando que con el paso del tiempo mermaron los peligros procesales. Las defensoras procuraron justificar la necesidad de otorgarle la libertad para que pueda asistir a sus padres que pertenecen a grupos de riesgo ya que tienen problemas de salud. Añadieron que el imputado les ayudaba económicamente y que podría volver a hacerlo pues tiene una oferta laboral para cuando salga de la comisaría. Añadieron además que no hay evidencias de riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.

Ni libre, ni en domiciliaria

La juez Fernanda Révori explicó detalladamente los elementos que tuvo en cuenta al momento de autorizar la detención requerido la Fiscalía, corroborados en la audiencia de formalización de la investigación, los que ahora verifica que siguen vigentes. Consideró el riesgo de fuga, entre otros motivos por las características del hecho, así como el riesgo de entorpecimiento por el comportamiento procesal del imputado. "Teniendo en cuenta el nivel de organización e inteligencia necesario para llevar a cabo el hecho, en libertad podría influir sobre los testigos", valoró la juez.

Révori descartó que pueda ser dejado en libertad, añadiendo que si le diera arresto domiciliario no podría asistir a sus progenitores, sino que deberían seguir siendo ayudados por otros familiares como sucede hasta ahora.