COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este marets se concretó la audiencia preliminar por el homicidio de  Lucía De La Rosa Martínez, ocurrido el 13 de abril de 2019, que tiene como imputada a Marcela Gudiño. El fiscal ofreció prueba y solicitó que se eleve la causa a juicio oral y público; en contraposición la defensora instó el sobreseimiento de su pupila y ofreció prueba. Finalmente, el juez penal resolvió rechazar el pedido de sobreseimiento y elevar la causa a juicio.

El homicidio ocurrió en circunstancias en que Lucía De La Rosa Martínez se encontraba dentro de su casa en la calle Urquiza al 450, pasillo peatonal al fondo, cuando se hizo presente Marcela Gudiño, quien es inquilina de Lucía y vive en mismo predio. Por motivos presumiblemente del aumento del monto del alquiler, se habría efectuado una discusión por la cual Marcela Gudiño, utilizando un cuchillo de mango color negro, marca Tramontina, apuñaló a la misma en reiteradas ocasiones con claras intenciones de provocar su muerte y lesionó principalmente: el cuello del lado izquierdo (lesionando la arteria carótida, yugular, vía aérea- tráquea-, esófago, y músculos del lado izquierdo del cuello), el tórax (lesionando el corazón - ventrículo derecho, cara posterior, ambos pulmones) - produjo un hemotorax lateral- y en el hombro derecho, recordó la fiscalía.

En la autopsia realizada al cuerpo de la víctima la médica forense estableció la causa de muerte como “shock hipovolémico irreversible por heridas múltiples de arma blanca, que involucró principalmente cuello y tórax”.

Siendo las 23.35 horas personal policial tomo conocimiento del hecho, a raíz del llamado efectuado al 101,  una vecina que habría escuchado gritos de otra femenina que estaba siendo agredida, y que había observado sangre en el lugar, posteriormente identificada como Marcela Gudiño quien escuchó que varias personas gritaban y agredían su vecina Lucia, manifestando que esta última decía "Eh que te pensás que te voy pagar eso" y que los masculinos le decían "paga la droga que debes".

El hecho descripto se calificó provisoriamente como “homicidio simple”, por el que Marcela Gudiño deberá responder en calidad de “autora”. Con una pretensión punitiva que no superará los 12 años de prisión.

Por su parte, la imputada accedió voluntariamente a declarar, negando su participación en el hecho. En tanto que la defensora sostuvo que la evidencia con la que cuenta el Ministerio Público Fiscal “no es suficiente para elevar la causa a juicio”.

Presidió la preliminar Alejandro Soñis, juez penal; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que la defensa de Gudiño fue ejercida por María de los Ángeles Garro, defensora pública.