MENDOZA - Mercedes Margarita Zárate volvió de trabajar el domingo a la mañana a su casa en la localidad de Luján de Cuyo (Mendoza), donde un hombre la estaba esperando. La joven fue golpeada brutalmente y la apuñalada con un destornillador, lo que le provocó la muerte. El único testigo del aberrante hecho fue su hijo de 9 años, quien escapó antes de convertirse en la segunda víctima del asesino. La declaración del menor fue clave para esclarecer el femicidio.

Si bien en un primer momento la investigación apuntó por el crimen contra la expareja de la víctima, un hombre que tenía varias denuncias en su contra por amenazas, con el correr de las horas, el testimonio del menor dio un giro a la causa e incriminó a un vecino de 19 años, según publicó TN. 

El joven señalado, Roberto L. M vivía a dos casas de distancia de Mercedes y habían mantenido una relación sentimental en los últimos meses.

En las próximas horasel fiscal de Homicidios, Carlos Torres, lo imputaría por “femicidio en concurso ideal, con homicidio agravado por la relación de pareja”.

Por las heridas provocadas al hijo de la víctima será acusado formalmente por “homicidio criminis causa en grado de tentativa”.

El hijo de la mujer asesinada le contó a la policía que las escoriaciones que tenía en el cuello se las había hecho un tal Roberto, quien había llegado hasta su casa cuando su mamá volvió de trabajar.

Con ese dato, los investigadores empezaron a indagar entre los vecinos hasta que lograron identificar al sospechoso, quien fue detenido pocas horas después y se le secuestró en su casa una remera y un pantalón con manchas hemáticas, prendas que tenía escondidas debajo de un colchón.

Antes de que se conociera el resultado de las pericias sobre la ropa, el acusado se quebró frente a los efectivos y confesó que tenía una relación con la víctima, que la había esperado cuando esta salió del trabajo, discutieron y la atacó a golpes. También afirmó que usó un destornillador para apuñalarla, pero el arma hasta el momento no fue encontrada.

La hermana de la victima, Élida, publicó en redes sociales un duro mensaje para pedir justicia: “Ese maldito no tenía ningún derecho de arrebatarle la vida así a mi hermana. Ojalá se haga justicia con este asesino, tiene que pagar así tenga que pudrirse en la cárcel, maldito desgraciado, mil veces desgraciado, dejando a un niño en la orfandad”.

Fuente: TN