RAWSON (ADNSUR) - Investigarán a un fiscal de Chubut que pidió la pena más baja para un condenado por un choque fatal. El Consejo de la Magistratura inició un sumario al fiscal de Rawson, Osvaldo Heiber para investigar su vínculo con el defensor de una persona que él mismo acusó. Buscan determinar si esto afectó su imparcialidad al punto de pedir la pena más baja posible para el imputado –que finalmente quedó libre- y si acaso debió excusarse de intervenir, informó Diario Jornada. 

El denunciante fue Carlos Federico Labaen, quien acusó al fiscal de mal desempeño y desconocimiento inexcusable del derecho, molesto por el trabajo por la muerte de su padre, Juan Carlos Labaen, en un trágico accidente de tránsito en ruta 25 el 22 de abril del 2018.

Labaen habló de “un ejercicio funcional desaprensivo y abusivo contrario a los intereses de las víctimas” de parte de Heiber, por su trabajo al inicio y durante el juicio oral y público. Y cuestionó que antes del comienzo del debate el fiscal le propuso a la familia acordar un juicio abreviado con una pena de 3 años de condena en suspenso contra el imputado, “insinuado que no podía garantizar el resultado del pleito”.

La oferta habría demorado el inicio del juicio. Heiber –según la denuncia- “tendría un acuerdo” con Fabián Gabalachis, abogado de Luis Alberto Rondan, responsable del choque. Tenía 1,67 gramos de alcohol en sangre. Labaen -describen los consejeros- hace referencia a una relación entre el fiscal y el defensor insinuando alguna connivencia entre ellos, y dijo que: "esta parte tiene grandes sospechas de que el acuerdo celebrado entre el fiscal denunciado y la defensa particular tiene su origen en que Gabalachis es el defensor particular de Heiber en los juicios políticos”.

Por esta situación “existió la connivencia denunciada en cuanto a no apartarse de los mínimos legales, primero intentando acordar un abreviado y luego peticionándolo en juicio contrario al interés de las víctimas”.

Labaen reclamó que Heiber prescindió de más de 20 testigos clave para el caso. “El fiscal dijo que no los pudo encontrar y que no iban a venir (…) No utilizó ninguna herramienta para lograr la comparecencia”. El fiscal le habría dicho al hijo de la víctima que “con los traídos a juicio bastaba para demostrar la culpa del imputado”., por eso, “contrariamente a lo establecido, nunca privilegió el interés de las víctimas”.

El denunciante recordó que en la audiencia, la propia jueza Mirta del Valle Moreno explicó que estaba “obligada” a imponer la pena que pidió el fiscal “a pesar que el caso hubiera merecido una pena aún mayor, teniendo en cuenta que debe ser considerado de extrema gravedad”. Mientras que en su análisis, la Comisión de Admisibilidad evaluó que aunque el pedido de pena que efectuó el fiscal es “cuestionable y reprochable” por la gravedad de los hechos, es su facultad hacerlo.

Sin embargo, el vínculo Heiber-Gabalachis sí es un dato que debe ponerse bajo la lupa. Hay que verificar si el fiscal violó su deber de excusación: “Los funcionarios alcanzados por la ley, sin perjuicio de lo que establezcan otras normas, deberán excusarse de intervenir en todo asunto en que por su actuación se puedan originar presunciones de interpretación y decisión parcial o concurrencia de violencia moral”, dice la ley. Si el vínculo del fiscal con el defensor afectó el proceso, Heiber pudo cometer mal desempeño y encaminarse a un jury de enjuiciamiento por el caso.