TUCUMÁN (ADNSUR) - Jeannette Valladares tenía 30 años y tres hijos de 11, 8 y 4 años, sus “tres amores”, como les decía ella y como había bautizado su emprendimiento de pastelería. Yannett, como la conocían todos, fue asesinada de una puñalada este domingo a la madrugada por el papá de sus chicos en Tucumán.

El femicida, identificado como Walter Castellano (31), dejó a Yannett mal herida en el hospital de Famaillá, al sudoeste de San Miguel de Tucumán, y escapó. Ella murió y él, horas más tarde y acompañado por su hermano, se entregó en una comisaría.

“Siento impotencia y mucha tristeza. Sólo pienso en tus hijos tan pequeños y en las ganas que tenias de abrazar a tu mamá. Tan auténtica y noble, ¡tantas cosas que te quedaron pendientes por vivir! Descansá Yannett, que se va a hacer Justicia y todos van a conocer la cara de tu asesino!”, posteó Angeles, una de las amigas de la víctima, en Facebook.

Todo sucedió esta madrugada en el camino que va desde Famaillá hacia la localidad tucumana de Río Colorado, donde vivía la pareja.

Según el diario La Gaceta, Yannett había pasado a buscar a Castellano por una reunión en el barrio San Martín con su auto. Ella iba al volante y él, a su lado.

Fue en el interior del coche, y aún dentro de los límites de Famaillá, que ocurrió el ataque. Yannett recibió una puñalada mortal y fue dejaba en la puerta del hospital Dr. Parajón Ortiz, aparentemente, por Castellanos.

El hombre, tras abandonar el auto frente al hospital, escapó. Luego, se entregó y quedó aprehendido.

Por el momento, se analizan las cámaras de seguridad del hospital de Famaillá y el coche es peritado por el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales. La causa es investigada por la fiscal Mónica García de Targa.

Fuente: Clarín