Eric Lucero, el padre de Guadalupe, la niña de 5 años que desapareció en San Luis el 14 de junio pasado, contó que recibió mensajes extorsivos donde le pidieron dinero a cambio de su hija y pedirá a la Justicia federal que intervenga en la causa por la búsqueda de la pequeña. Fue previo a una nueva marcha realizada este lunes en el barrio donde fue vista por última vez.

La noticia la dio a conocer Héctor Zavala, abogado de Eric Lucero, quien anticipó el pedido que hará su cliente. Según su testimonio a Télam, el padre de la pequeña recibió mensajes “donde se le exige dinero a cambio de Guadalupe, y esto configura el delito de secuestro extorsivo, una figura que debe investigar la Justicia federal”.

El propio Eric Lucero confirmó que le pidieron 70 mil pesos a cambio de su hija y que, en consecuencia, ayer acercó a la Justicia federal las pruebas del intento de extorsión.

“Confiamos en la Policía de la provincia y en el despliegue y esfuerzo que hacen, pero cuanta más ayuda se sume para nosotros es mejor en este momento de desesperación. La suma de nuevos recursos fiscales también le aportaron otro dinamismo a la causa”, señaló.

El papá de Guadalupe contó que le pidieron 70 mil pesos a cambio de su hija

Movilización en San Luis

Con carteles en los que se leía "Queremos que aparezca ya”, “No se olviden de Guadalupe”, “Te seguimos buscando”, vecinos de la zona acompañaron a Lucero desde su casa, ubicado en el barrio 23 viviendas, hasta el barrio 544, en extremo sur de la ciudad, mientras la madre de la niña, Yamila Cialone, se encontraba ampliando su declaración ante la fiscal Virginia Palacios.

Uno de los reclamos que se escucharon en la marcha fue el pedido de la intervención de la Justicia Federal en la investigación.

La investigación

El vocero de la Policía de la provincia, Lucas Chacón, contó que aún continúan “buscando con vida” a Guadalupe y anunció la ampliación de los rastrillajes en San Luis. Así, el operativo se extendió al lago Berta Vidal de Battini, ubicado a 30 kilómetros al este de la ciudad, en la zona de Estancia Grande; mientras que hacia el oeste se rastrillaban las localidades de Balde, Alto Pencoso, Chosme y Jarillas, ubicadas aproximadamente a 30 kilómetros, y se volverá a trabajar en la denominada “zona cero”, en el barrio 544 Viviendas, donde la pequeña fue vista por última vez.

Según informaron fuentes policiales, los 11 allanamientos dispuestos ayer por el juez Ariel Parrillis concluyeron con cuatro hombres y una mujer detenidos por causas que hasta el momento no trascendieron. Además, en la capital provincial se dispuso la realización de controles en puntos estratégicos, donde las fuerzas de seguridad revisaron el interior de los vehículos que transitaron las zonas.

El sábado por la noche, Yamila Cialone y Eric Lucero, padres de la nena de cinco años, volvieron a ampliar sus declaraciones ante la fiscal Virginia Palacios, quien se sumó a la causa este fin de semana junto a Esteban Roche. Los domicilios de Cialone y Lucero volvieron a ser allanados.

Hasta el momento son 154 los allanamientos que se han practicado para obtener indicios Guadalupe y 290 los sectores rastrillados, que incluyen los diques Chico, Cruz de Piedra, Potrero de los Funes y La Florida.

El papá de Guadalupe contó que le pidieron 70 mil pesos a cambio de su hija

La desaparición 

Guadalupe fue vista por última vez el 14 de junio en la casa de su tía, en el barrio 544 Viviendas de San Luis, en medio de un festejo de cumpleaños familiar. Si bien la Justicia sostiene que “no fue un hecho al voleo”, no cuentan con pistas firmes y la investigación continúa centrándose en la familia de la niña. Anteriormente se habían barajado las hipótesis sobre trata de personas o secuestro extorsivo.

Tampoco se sospecha de un esquema narco de criminalidad compleja, una de las teorías que surgieron en el inicio de las pesquisas. Igualmente, se investiga cualquier posibilidad y la PROTEX, el ala de la Procuración dedicada a delitos de trata que interviene en desapariciones de personas, examina los celulares e impactos de antenas.