Una joven de 23 años perdió la vida en las últimas horas en Francia, luego de que su paracaídas fallara tras realizar un salto de más de 1.000 metros de altura.

Ocurrió en la localidad de Estrasburgo, donde Romane Hourcastagnou había decidido realizar una práctica en la que ya tenía experiencia, dado que en el último año había hecho ya más de 100 saltos de ese estilo.

Sin embargo lo que parecía ser un día más en su vida terminó en tragedia, luego de que el dispositivo de seguridad no se activara durante la trayectoria.

Según los testigos, las 10 personas que habían saltado con ella intentaron realizar una maniobra de emergencia que, como consecuencia de la altura y velocidad de la caída, resultó fallida.

"Observaron lo sucedido con gran impotencia y que el impacto contra el suelo fue muy violento”, afirmó uno de los presentes respecto a la situación, previo a agregar que tras el impacto los servicios de emergencia se dirigieron al lugar pero no pudieron salvar la vida de la joven.

Ahora, tras el hecho las autoridades iniciaron una investigación para determinar si el equipo de Romane fue alterado o si se trató de un accidente.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!