CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Un grupo de jóvenes mayores de 19 años organizaron una fiesta clandestina en una vivienda del barrio Ceferino Namuncurá en horarios en que está prohibida la circulación por el toque de queda por la pandemia.

El anfitrión de la fiesta, dijo a la policía que: “Solamente es una juntada entre amigos”. La alerta llegó a la Comisaría Cuarta gracias a una llamada anónima, donde comunicaron que en la calle San Francisco al 596 se estaba realizando un encuentro clandestino.   

En este contexto, tres jóvenes fueron sorprendidos por personal policial del Comando Radioeléctrico cuando circulaban en una camioneta por calles del barrio Rotary 23 con las luces apagadas, con exceso de velocidad y fuera de horario, señaló La Opinin Austral. 

 Al momento que los efectivos fueron al lugar, notificaron al dueño de la vivienda de que la reunión era ilegítima. Continuaron por identificar a los participantes y realizarles actas de imputación por infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal. Resultaron ser seis hombres y dos mujeres, todos de 19 a 22 años.

Después de una hora, efectivos de la Seccional Cuarta fueron alertados desde el Centro Médico Meprisa sobre dos jóvenes que llegaron con lesiones en el cuerpo. Uno de ellos había sido golpeado (21 años) y el otro tenía heridas producidas con arma blanca (20).

De acuerdo a lo relatado, minutos antes habían tenido una pelea en la vivienda del barrio Ceferino Namuncurá en la que se hizo la fiesta. Fue con un grupo de hombres que conducía un vehículo Chevrolet Corsa de color blanco. Ambos jóvenes realizaron la denuncia penal. Uno de ellos presentó politraumatismo leve en el rostro y el otro una herida con arma blanca en el sector toráxico derecho.