En el marco de la muerte de Lucio Dupuy, el pequeño que falleció el 26 de noviembre de 2021 en La Pampa producto de las agresiones y abusos reiterados que sufría por parte de su mamá y la novia, los fiscales Walter Martos, Verónica Ferrero y Marcos Sacco lo elevaron a juicio oral y publico.

Hace un tiempo, el abuelo de Lucio había hablado sobre el crimen y cómo lo sobrelleva la familia después de la muerte de su nieto en manos de la madre y su pareja.

" Nadie me lo va a devolver.Todavía me sigo preguntando por qué lo mataron”, expresó Dupuy en aquella ocasión.

La madre de la víctima, Magdalena Espósito Valenti de 24 años y su novia Abigail Paéz de 27 años podrían pasar el resto de sus días en prisión perpetua.

"Hay evidencias y pruebas que son suficientes para considerarlas autoras del hecho", sostuvo Paulucci en una rueda de prensa en la que informaron que, después de seis meses, la investigación quedó finalizada y anticiparon que pueden hacer valer una “expectativa punitiva de (prisión) perpetua” por el homicidio de Lucio Dupuy.

Paulucci detalló que cuenta con más de 50 testigos para sostener la acusación de homicidio contra las imputadas. Lucio ingresó cinco veces al hospital por fracturas y lesiones antes de ser asesinado.

Sobre el juicio, podría llevarse a cabo en lo que resta del año o en 2023. "Se llevará a cabo en Santa Rosa y durará entre 15 y 20 días”, detalló Sacco.

Los delitos

A Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio Dupuy, se la acusa de “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado

Por su parte, a Abigail Paéz, pareja de la madre de Lucio Dupuy se la acusa de “homicidio doblemente agravado por ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”.

“Creemos que las pruebas que hemos reunido son suficientes para acreditar estos delitos”, sostuvo Ferrero en la conferencia de prensa de este miércoles.

Ahora el juez de Control, Néstor Daniel Ralli, deberá decidir si acepta o no la elevación a juicio luego de que se expresen las defensas de las dos mujeres, que están detenidas en una cárcel de San Luis desde fines de 2021.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!