“Dale, tirale, tirale, matalo”. El atacante apretó el gatillo cinco veces y uno de los balazos terminó con la vida de Axel Llanquetrú, de 23 años, quien recibió uno de los disparos en el pecho. El homicidio ocurrió la tarde del 7 de abril de 2020 en el barrio Perón de la ciudad de Puerto Madryn y este miércoles comenzó a desarrollarse el juicio oral y público.

El crimen, según los primeros datos, se originó por un conflicto entre familias, que se remonta a por lo menos 15 años y terminó con este final trágico.

El fiscal Alex Williams y el funcionario Juan Pablo Santos presentaron la acusación para que “El Toca” Jonathan Morales (35), “Tito” Brian Rea (28) y Daniel León (25) sean condenados por el “homicidio agravado” de Llanquetrú, según informó el Ministerio Público Fiscal (MPF).

El juicio lo llevarán adelante los jueces Marcelo Orlando, Horacio Yangüela y Marcela Pérez. El debate continuará los próximos días y se espera que el veredicto se conozca la próxima semana.

EL HOMICIDIO

La tarde del 7 de abril de 2020, como muchas otras veces, Morales estaba tirando piedras contra la casa de los Llanquetrú, con quien su familia tenía un conflicto de larga data. Esa noche, cerca de las 20, Morales, Rea y León volvieron al domicilio en la calle Marquinez y Villarino. Iban a bordo de un Volkswagen Gol. Y todos tenían armas de fuego.

Morales bajó del vehículo y se dirigió al portón de ingreso del domicilio, donde discutió con la madre de Axel. La disputa verbal continuó y Rea le apuntó con un arma en la cabeza a la mujer. Hubo empujones hasta que se bajó del auto el tercer ocupante, León. Él también tenía un arma de fuego y le pegó un culatazo en la cabeza a uno de los hijos, que se había acercado al lugar al escuchar los gritos.

Ante esta situación, la mujer fue a pedir auxilio a la casa de su vecino, donde estaban sus otros hijos. Y al lugar se acercó Axel Llanquetrú.

Morales, al verse sobrepasado por la cantidad de personas, comenzó a arengar a Rea para que dispare: “Dale, tirale, tirale, matalo”, le gritó.

Rea hizo al menos cinco disparos con una pistola calibre 40 con municiones punta hueca. Uno de ellos impactó en el tórax de Axel Llanquetrú. Otro de los proyectiles dio en el muslo derecho del propio Morales. Luego, los tres escaparon.

Axel murió cuando era trasladado por sus hermanos al hospital. Los tres sospechosos fueron detenidos horas más tarde.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!