CALETA OLIVIA - Dos integrantes de una banda delictiva que hace pocos días asaltaron a mano armada una verdulería del barrio 3 de Febrero de Caleta Olivia permanecerán tras las rejas en razón que este sábado, luego de ser sometidos a declaración indagatoria, el juez de instrucción Gabriel Nolasco Contreras Agüero les denegara la excarcelación.

Se trata de Darío Hidalgo y Francisco Navarro que fueron detenidos el viernes al mismo tiempo que se les allanó sus domicilios ubicados en los barrio Miramar y General Paz, donde la policía incautó elementos de pruebas que los comprometen seriamente como ser armas de fuego y prendas de vestir.

El hecho delictivo fue perpetrado por tres individuos el pasado 16 de febrero en la verdulería Junior ubicada en la calle Hielos Continentales y sólo resta individualizar al restante cómplice. En este lugar, amedrentaron con armas de fuego a la propietaria a quien le sustrajeron 25 mil pesos que guardaba en un bolsillo de su guardapolvo de trabajo y otros 5 mil que estaban en la caja registradora de comercio, tras lo cual se dieron a la fuga. Dos de ellos estaban con sus rostros descubiertos y quedaron registradas en los videos de las cámaras de vigilancia de la verdulería.

Vale señalar que el magistrado de referencia está llevando adelante un implacable accionar contra el delito y a modo de ejemplo, el viernes libró siete órdenes de allanamientos para esclarecer varios casos y además dispuso la captura de cuatro individuos, entre ellos los anteriormente mencionados.

Contreras también dispuso que preventivamente continúen detenidos otros dos sujetos que a mediados de esta semana -en horas de la madrugada- fueran sorprendidos por la policía cuando quitaba bulones de la cubierta de un vehículo para sustraerla. El viernes, cuando se allanó el domicilio de uno de ellos se descubrieron cuatro cubiertas que eran producto de un robo anterior.

Por otra parte, tampoco habría concedido la libertad a uno de los dos motochorros que en esa misma jornada –al mediodía- fueron perseguidos por varios patrulleros y motociclistas del Comando Radioeléctrico.

Uno de ellos es menor de edad y ambos eludieron un control policial dándose a la fuga en una moto que luego se supo que era robada. En una esquina del barrio Güemes arrojaron al suelo una pistola, siendo interceptados posteriormente en el barrio Gobernador Gregores.

Fuente: La Opinión Austral