COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El docente de la Escuela 83 acusado de abuso, Marcelo Navarro, fue condenado a cinco años de prisión de cumplimiento efectivo. El fiscal Martín Cárcamo dijo que “el tribunal de juicio consideró que se encontró acreditado el hecho. El papá de una de las víctimas dijo que “estamos conformes con el fallo. Veníamos con la peor expectativa pero la jueza Gladys Olavarría fue contundente. Queríamos un poco más pero nos conformamos con eso”, manifestó en diálogo con Actualidad 2.0.

“El día 29 estará la notificación integral de la sentencia y allí comienzan a correr plazos de impugnación. Entiendo que la sentencia será apelada por la defensa”, agregó.

El papá de una de las víctimas dijo que “estamos conformes con el fallo. Veníamos con la peor expectativa pero la jueza Gladys Olavarría fue contundente. Queríamos un poco más pero nos conformamos con eso”.

“Fue algo difícil porque era estar solos contra todo”, remarcó el papá pero “lo pudimos lograr”.

Recordó que “había muchas actas cajoneadas que salieron a la luz y el Ministerio de Educación las aportó para que esto sea contundente”.

“Es un trabajo largo que viene desde el año pasado. Este año mi hijo comenzó la escuela pero tiene atención psicológica y seguirá unos años más. Esperamos que se recupere. El hecho ocurrió. Él fue contundente en las tres cámaras gesell. Tengo un hijo valiente que me llena de orgullo”, dijo.

“Había un montón de casos que quedaron cajoneados desde hace años en otros establecimientos. Es grave”, aseguró.

"Nunca quise aflojar; hoy largué unas lágrimas. Es duro pero llegamos al final y esto para mí es una victoria más allá de que recién el 29 se efectúe la condena", resumió. "La Justicia dijo que el nene decía la verdad más allá de que la defensa lo trataba de fabulador. No podía dejar esto sin hacer nada. Hay que mostrarles a los hijos que hay que ser valiente y seguir adelante por más que tengamos todo en contra. Lo hicimos gracias al apoyo del Servicio de Asistencia a la Víctima".

"Estoy re contento. Terminó una pesadilla para mí. Que todos sepan que con los chicos no hay que meterse", finalizó el papá.