COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El exsecretario de Obras Públicas de la Nación de la gestión kirchnerista, José López, está acusado por "defraudación a la administración pública". El estadio recibió más del doble del presupuesto inicial y la obra no se terminó. 

El fiscal Guillermo Marijuan pidió iniciar una nueva investigación para determinar si el exsecretario de Obras Públicas kirchnerista José López cometió el delito de “defraudación a la administración pública” en la construcción del Estadio del Centenario de Comodoro Rivadavia.

Marijuan elevó su requerimiento a la jueza María Romilda Servini de Cubría, a partir de la denuncia de la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, que basó su presentación judicial en un informe de la Secretaría de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública, a cargo de Fernando Álvarez De Celis, que detalla irregularidades en la construcción del “Estadio del Centenario” como retrasos, sobreprecios y faltantes. Según informó TN, para el organismo de control se trata de un fraude millonario.

El proyecto comenzó a tomar forma en 2004 tras un acuerdo entre el municipio y la secretaría de Obras Públicas que dirigía López. La obra se proyectó con una inversión total de $30 millones, aunque tras 14 años y más de $60 millones invertidos, aún resta construir parte de la tribuna norte.

En la obra inconclusa también se observan faltantes de pisos, barandas, conexiones eléctricas y el propio techo del escenario. 

El informe confeccionado por Álvarez De Celis indica que entre 2008 y 2013 los trabajos estuvieron prácticamente neutralizados.

De acuerdo al requerimiento de Marijuan, para 2017 la obra tenía un valor de más de $109 millones, es decir casi $80.000.000 más de lo estipulado en 2006. El Estado entregó, hasta el momento, $60.128.368 y la construcción presenta un avance de solo el 70,55%.

Para determinar cuál fue la ruta de este dinero, el fiscal solicitó un análisis de los movimientos de la cuenta bancaria que la municipalidad de Comodoro Rivadavia creó específicamente para la transferencia de los fondos asignados a la construcción. Entre las medidas de prueba también se encuentra una pericia para determinar en qué estado se encuentra el estadio y una inspección ocular con personal especializado.

El informe de De Celis destaca que el monto inicial acordado entre las partes nunca se respetó y que mediante actas complementarias se incrementó, año tras año, el valor del mismo sin exponer resultados concretos. Al detectar estas irregularidades el Gobierno dio de baja el convenio y el futuro de la obra es incierto.

 

 

 

Además, hay una denuncia anterior de la Oficina Anticorrupción que también investiga la obra del Estadio del Centenario.