COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Lucas Fabricio Willatowski tiene 34 años, secundario incompleto y dos hijos. Vive en el barrio Presidente Ortiz y ahora deberá dormir durante seis meses en una comisaria de Comodoro Rivadavia, acusado por tenencia de estupefacientes, informó Diario Jornada.

La condena fue impuesta por el Tribunal Oral Federal de Río Gallegos, que actuó luego de que la  Cámara Federal de Casación Penal hizo lugar a un recurso de su defensa y anuló la pena aplicada por el Tribunal Federal de Comodoro Rivadavia, que lo había condenado a dos años de prisión, multa de mil pesos y las costas del proceso por tenencia simple de estupefacientes.

Willatowski tenía una condena por robo de 2007 y ese antecedente hizo que haya diferencias de criterios al momento de juzgar el nuevo delito. Los jueces analizaron que se le debía imponer una pena de cumplimiento efectivo ya que el hecho ocurrió antes de que se cumplieran los ocho años del robo.

El 10 de mayo hubo una audiencia y uno de los votos de Casación consideró que debían ser dos años de prisión efectiva y multa de $ 250. Pero la Defensa Pública dijo que por el contrario, la pena debía ser menor y sólo debía revisarse cómo cumplirla.

Para definir su situación se tuvo en cuenta un caso similar del Tribunal Oral de Comodoro, el cual dice que “es posible imponer una segunda condena de ejecución condicional, teniendo en cuenta la inconveniencia de aplicar una pena privativa de libertad, argumentando con su pupilo trabaja en forma precaria, con una remuneración exigua con la que mantiene a sus dos hijos, y debe tenerse en cuenta el tiempo transcurrido desde el hecho y la aplicación de la sanción, que requiere valorar la necesidad o no de aplicar la pena, proponiendo que la pena sea de un año en suspenso”.

En esa audiencia, el propio condenado tomó la palabra y explicó que el caso por droga “pasó hace mucho tiempo y ahora él se dedica a su familia y no ha vuelto a tener otro antecedente”.

El caso por el que fue juzgado ocurrió en la noche del 15 de febrero de 2013, cuando Willatowski fue sorprendido por la Policía conduciendo un Gol y acompañado por Martín V., quien arrojó un paquete con cocaína debajo del vehículo, aunque del lado del conductor se halló un trozo de la misma sustancia.

Willatowski declaró que esa noche salió a comprar, se cruzó con Martín, que subió al auto y le dio un “pedacito de droga” ya que era consumidor. La puso en la puerta del auto y bajó a comprar; cuando vuelve ve un auto que llega y ahí Vargas tira algo, la Policía los reduce y los baja.

El tribunal consideró que como ya pasó mucho tiempo de ocurrido el delito y Willatowski formó una familia, fue padre y hace changas para su sustento y el de su pareja e hijos, enviarlo a prisión un año “por la corta duración no posibilita de manera alguna aplicar un tratamiento carcelario que interrumpiría su rol productivo, lo que pondría en riesgo a su grupo y los derechos de los menores sostenidos, se verían afectados”.

De esa forma, se aplicó lo que dice la Ley 24.660 que permite una libertad asistida para el condenado, el egreso anticipado y su libertad seis meses antes del agotamiento de la pena.