ESQUEL (ADNSUR) - En el uso de internet y de las redes sociales, como en todos los ámbitos que frecuentamos en nuestra vida, estar informados y saber cómo actuar son claves prevenir situaciones no deseadas o al menos para saber cómo salir de ellas cuando no las pudimos evitar. El ciberacoso existe y probablemente esté más extendido de lo que imaginamos. La Fiscalía de Esquel ofreció algunas claves para prevenirlo.

Grooming o ciberacoso es una acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño o niña mediante el uso de internet. Puede ocurrir que el acosador obtenga fotos o videos sexuales de los chicos publicados sin restricciones de privacidad en las redes sociales o bien por el hackeo de cuentas u obteniendo de algún modo la contraseña. Con ese material buscará acosar a su víctima, varón o mujer, amenazándolo para que le entregue más material o para que acceda a un encuentro.

Otra forma de grooming es cuando el acosador busca generar confianza, muchas veces haciéndose pasar por un chico o chica de la misma edad, utiliza para ello fotos o videos falsos, información sobre gustos y preferencias que saca de la red, y logra que el su víctima entregue material sexual de forma voluntaria. Le hace creer que comparten gustos y acelera la confianza. Usa el paso del tiempo (días, meses, incluso años) para que el chico sienta que está con alguien conocido, que lo considere un amigo, aunque en realidad su relación solo se dio por internet.

PARA QUÉ LO HACEN

Unicef, en una guía para adultos sobre el grooming, sostiene que el propósito en estos casos es que el chico o chica le muestre algún contenido sexual (foto o video, generalmente) a su “amigo” (el falso perfil de chat con quien ya se siente en confianza). Una vez que el material llega al abusador, se genera una situación de chantaje donde suele quedar en evidencia la mentira sobre la identidad del adulto, quien le pide al chico más imágenes o incluso un encuentro personal a cambio de no mostrar el material. La posición de poder en la que se encuentra el abusador se refuerza por su adultez y por la vergüenza que siente el chico al enterarse de que se expuso ante alguien más grande que puede hacer público el material privado. Es necesario destacar la importancia que tiene la cámara web, ya que se vuelve indispensable, en muchos casos, para que el chico se exhiba ante el adulto. Como nombrábamos anteriormente, los abusadores se valen de programas que producen un falso video para aparentar ser un o una joven.

CÓMO PREVENIR

La mejor forma de prevenir no es simplemente prohibir que los chicos hablen con desconocidos en las redes sociales sino brindarles herramientas para que comprendan los riesgos que existen al compartir datos personales en la web y que conozcan las formas de prevenirlos.

Para los más chicos es recomendable indicarles que no hablen con extraños. Sin embargo, a partir de los 12 años es mejor reforzar el diálogo, la confianza e inculcar una mirada crítica y reflexiva sobre sus actitudes en la web.

QUÉ REGLAS PUEDEN SER ÚTILES A LA PREVENCIÓN

No dar información o fotos que si se exhibieran en público delante nuestro nos avergonzaría. Todas las fotos que compartimos pueden de alguna manera salir del contexto en que la ubicamos y cuando está en internet es muy difícil de borrar y aparecerá en las búsquedas en internet en el momento en que la publiquen y en el futuro.

No usar cámara web si chatean con desconocidos (personas que no pertenecen a su círculo de confianza en la “vida real”)

Configurar y mantener la seguridad del equipo informático que utilicen. El Estado Argentino tiene un sitio web en el que explican con videos como puede llevarse a cabo esta configuración de seguridad en www.convosenlaweb.gob.ar

Usar contraseñas seguras

Usar configuraciones de seguridad en las redes y ser conscientes de que las fotos y datos volcados a internet pueden llegar a manos de desconocidos con malas intenciones. Tener en cuenta en la configuración de nuestras redes: armar subgrupos entre los contactos y elegir qué cosas ve cada grupo, determinar que podamos aceptar las etiquetas antes de que se publiquen en nuestros muros, bloquear a un perfil, entre otros.

Usar Nick, no nombres completos.

La seguridad de los chicos y adolescentes en el uso de internet requiere del acompañamiento de los padres, que estos conozcan cómo prevenir, que dialoguen, que tengan presencia en la vida online de sus hijos y que confíen en ellos.

QUÉ HACER

Si detecta un posible caso de gooming, lo primero que debe hacer es hablar con el chico o chica víctima, sin avergonzarlo, sin culparlo. En segundo lugar busque ayuda. La decisión de realizar una denuncia penal parte del chico o chica que sufrió el abuso y de su familia. En caso de querer hacerla, será necesario guardar todas las pruebas necesarias: no borrar los mensajes, fotos compartidas, videos, etc.

Un equipo de profesionales acompañará el proceso para investigar al acosador y para asistir a la víctima a través del equipo del SAVD.

La denuncia es importante para detener el delito y para ayudar a otros chicos que pueden estar sufriendo el acoso. Los abusadores no suelen actuar sobre una única víctima, sino sobre varios chicos.

Recientemente el procurador general del Chubut Jorge Miquelarena y los directores de “Grooming Argentina” Hernán Navarro y Juan Krummel firmaron un convenio de cooperación mediante el cual se creará en esta Provincia oficinas de asesoramiento, contención y recepción de denuncias.

La firma del convenio se realizó en la sala de acuerdos del Superior Tribunal de Justicia con la presencia de los ministros Marcelo Guinle, Miguel Donet y Alejandro Panizzi.

El convenio prevé realizar en conjunto conferencias, seminarios, talleres y otros encuentros académicos sobre la problemática del “grooming”, además de intercambiar información.