CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Pese a que el Gobierno decidió trasladar a julio el pago de un impuesto a la venta de combustibles que debía aplicarse en junio, lo cual alejaba la posibilidad de una suba inmediata de las naftas, las petroleras igual tienen previsto un retoque urgente que entraría en vigencia este fin de semana.

Según informó el sitio IProfesional, fuentes cercanas a la Secretaría de Energía afirmaron que la suba en cuestión rondaría el 3 por ciento. 

De aplicarse ese porcentaje de aumento, el valor del litro de súper pasará a costar unos 43,5 pesos en la Ciudad de Buenos Aires.

Tras un inicio de año con subas, y a horas de llevarse a cabo un nuevo aumento en todo el país, desde la cadena de comercialización del combustible anticiparon al mismo medio que las alzas en los precios se volverán una constante hasta fin de año.

Los retoques periódicos en los precios se basan en un requerimiento de las petroleras que, por efecto de la disparada del dólar desde enero, acusan un desfasaje del 15% entre lo que recaudan y los fondos que destinan a la compra de crudo para refinamiento.

Desde el sector de las estaciones de servicio se indicó que la medida contemplaría subas mensuales de, al menos, un 2 por ciento, sin contar el nuevo aumento que entraría en vigencia a partir de este fin de semana.

De aplicarse aumentos hasta eliminar el 15 por ciento de retraso que señalan las operadoras, el litro de nafta súper en Capital Federal arribará a diciembre con una cotización cercana a los 50 pesos.