COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Según la Secretaría de Energía de la Nación, la recaudación de regalías de mayo, liquidada el 15 de junio último, sería de unos 13 millones de dólares, aunque ADNSUR pudo cruzar ese dato con otras fuentes oficiales, que al hacer el ajuste final determinan un monto de 15 millones de dólares.

El 15 de julio próximo se realizará la liquidación correspondiente a la actividad de junio, que tendría una mejora en relación al mes anterior, que en algunos ámbitos se estima en el orden del 20 por ciento.

Dicha mejora tendría que ver con la combinación entre precios más altos, a partir de una incidencia todavía no comprobada del decreto de barril criollo, en sintonía con una mejora de los precios internacionales, que se ha mantenido en la banda de los 40 dólares, durante las últimas semanas.

De este modo, la proyección se ubicaría en torno a los 18 millones de dólares a ingresar, en concepto de regalías petroleras, el próximo 15 de julio.
Esa cifra, de confirmarse, se ubica apenas por encima del vencimiento de deuda para cancelar títulos públicos previsto para este mes, que se ubica en 16.760.417 dólares (dieciséis millones, setecientos sesenta mil cuatrocientos diecisiete dólares). En cuentas sencillas, hoy la proyección indica que apenas podría quedar un millón de dólares por encima de los vencimientos que, como en todos los casos anteriores, se descuentan automáticamente, antes de que los fondos ingresen en las cuentas provinciales.

Fondeo previo y 3 meses casi en “cero regalías”

Desde el punto de vista estrictamente técnico, los vencimientos trimestrales se van fondeando durante los dos meses previos, es decir que no se descuenta todo el monto a pagar en un solo mes, sino que se van reuniendo fondos en el bimestre anterior.

Sin embargo, en términos prácticos no hay mucha diferencia. Los fondos que se guardaron en los meses previos se suman a los vencimientos mensuales que, aun en menor medida, también se van descontando. Por ejemplo, en junio se pagaron 5,8 millones de dólares y en mayo, otros 3 millones de dólares.
Esto es lo que explica por qué la provincia, que a su vez redujo sus ingresos por otras vías, aumenta el déficit cada mes.

Mientras esto ocurre, la sesión del jueves en Legislatura, que duró apenas 40 minutos, no logró ni siquiera dar ingreso formal al proyecto de autorización de renegociación de deuda, para intentar una prórroga de vencimientos hasta el año 2023.

Los tiempos se agotan. En octubre, el vencimiento previsto alcanza los 39,7 millones de dólares, lo que significa la necesidad de fondear 13 millones en agosto y una cifra similar en septiembre. Si se considera que además en esos períodos hay vencimientos de 3 y 5,7 millones, respectivamente, puede entenderse que en los próximos tres meses la provincia no contará prácticamente con ingresos por regalías, salvo que hubiera un milagro petrolero que eleven el precio del barril nuevamente por encima de los 55 dólares, algo que hoy parece tan lejano como la cura para el coronavirus.