COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Protocolo mediante, el ministro de Hidrocarburos de Chubut, Martín Cerdá, confió en que la producción petrolera comience a recuperar su ritmo, aunque advirtió que esto depende de que la economía pueda normalizarse plenamente.

“Es muy positivo que comience a normalizarse la actividad –valoró-. Lo que ha anunciado PAE es que comienza a subir los equipos, que serán 6 perforadores entre julio y agosto, además de los equipos de work over que se sumarán a los que ya están trabajando”.

En total, en el próximo bimestre volverán a subir, además de los perforadores, otros 15 work over, junto a 20 equipos de pulling, que se mantuvieron activos durante la cuarentena. Las actividades de perforación quedaron suspendidas a partir del aislamiento social, preventivo y obligatorio por parte de todas las operadoras, según los términos del decreto presidencial emitido el 19 de marzo último.

En relación a las demás compañías, Cerdá explicó que están a la espera de que YPF, Tepcetrol y Capsa comuniquen sus planes de activación en los próximos días, a fin de retomar sus programas de trabajo, a partir de las inversiones que deben cumplimentar en base a los contratos de concesión vigentes.

“Estamos conversando con las operadoras para saber cómo retomarán su actividad, teniendo en cuenta también las mejoras que ha tenido el precio del petróleo, que si bien hoy están en 40 dólares por barril, llegó hasta los 44 en los días anteriores”, comentó, en diálogo con Actualidad 2.0.

“Todavía están organizando en base a los protocolos y cuestiones de seguridad que deben cumplir, pero la idea es que todas reinicien a partir de julio –señaló el ministro-. También se está organizando el sistema de trabajo por cuadrillas, para en caso desafortunado que haya un contagio de coronavirus, no se tenga que aislar a una empresa completa, sino que se pueda mantener la actividad”.

 Barril criollo: “si no se aplica, se puede compensar en otra liquidación”

Consultado sobre la aplicación del barril criollo, Cerdá respondió que está a la espera de un informe de Rentas para determinar cuál fue el promedio de liquidación por barril, que debería fijarse en 45 dólares según el decreto, aunque no en todas las operaciones se tuvo en cuenta, lo que disminuye el pago de regalías a las provincias.

“Tengo conocimiento de que en otras provincias, como Neuquén, en algunos casos se aplicó y en otros no, pero nosotros estamos esperando la información detallada de Rentas. Si no se cumplió con el precio de 45, el sistema de regalías permite una compensación posterior, a través del anexo 2, para que haya ajustes por diferencia de precios”, anticipó. “Vamos a monitorear que se haya respetado el decreto y si no esperaremos la rectificación de las liquidaciones”, concluyó.